2. Resultados últimos

La CAPV se posiciona de manera muy favorable con respecto al indicador de PIB per cápita y al de renta disponible de los hogares

La Tabla 3 resume la posición de la CAPV con respecto a los indicadores de resultado último, aquellos que miden los objetivos de bienestar de la sociedad. Se incluyen aquí, por consiguiente, tanto resultados puramente económicos como otros que tienen un carácter más social. La CAPV se posiciona de manera muy favorable con respecto al indicador de PIB per cápita, mejorando posiciones con respecto al año anterior. La CAPV se sitúa también de manera muy favorable con respecto al indicador de renta disponible de los hogares, un indicador que tanto la OCDE como Eurostat consideran más apropiado para medir cómo evoluciona el nivel de bienestar de la población, ya que corrige algunas de las razones por las que el PIB, que mide el producto generado en el territorio, no siempre redunda en el bienestar: en la generación de ese producto han podido participar factores productivos no residentes (tanto las personas trabajadoras como el capital) que captan parte de la renta generada; por razones de solidaridad o de otro tipo pueden impulsarse procesos de transferencia de rentas hacia otros territorios (bien hacia otras CCAA o hacia países en vías de desarrollo); o la Administración y las empresas pueden apropiarse de parte de la renta para reducir su endeudamiento.

Tabla 3. Situación de la CAPV con respecto a los indicadores de resultados últimos
Tabla 3. Situación de la CAPV con respecto a los indicadores de resultados últimos. PIB per cápit
Tabla 3. Situación de la CAPV con respecto a los indicadores de resultados últimos. Renta disponible de los hogares per cápita
Tabla 3. Situación de la CAPV con respecto a los indicadores de resultados últimos. Desempleo de larga duración.
Tabla 3. Situación de la CAPV con respecto a los indicadores de resultados últimos. Tasa de NINIs
Tabla 3. Situación de la CAPV con respecto a los indicadores de resultados últimos. Tasa de riesgo de pobreza
Fuente: Eurostat y Eustat. Elaboración propia
Nota: Salvo excepción de disponibilidad de datos, para la elaboración de los rankings se han considerado 218 regiones europeas (en azul), la CAPV y el grupo de 30 regiones comparables (en verde) y las 19 Comunidades y Ciudades Autónomas.
Gráfico 1. Evolución de los indicadores de resultados últimos
Gráfico 1. Evolución de los indicadores de resultados últimos. PIB per capita
Gráfico 1. Evolución de los indicadores de resultados últimos. Renta disponible de los hogares per cápita
Gráfico 1. Evolución de los indicadores de resultados últimos. Desempleo de larga duración
Gráfico 1. Evolución de los indicadores de resultados últimos. Tasa de NINIs
Gráfico 1. Evolución de los indicadores de resultados últimos. Tasa de riesgo de pobreza
Gráfico 1. Evolución de los indicadores de resultados últimos. Renta mediana equivalente
Gráfico 1. Evolución de los indicadores de resultados últimos. Incapacidad de hacer frente a gastos imprevistos
Gráfico 1. Evolución de los indicadores de resultados últimos. Desigualdad
Gráfico 1. Evolución de los indicadores de resultados últimos. Leyenda
Fuente: Eurostat, Eustat, INE y Ameco. Elaboración propia

El Gráfico 1 permite observar cuál ha sido la evolución del valor de estos indicadores. Tras el estancamiento que se produjo en la CAPV y en España durante la crisis, el PIB per cápita de ambos territorios comenzó a recuperarse a partir del año 2014, algo que ya había ocurrido antes en los otros territorios considerados. El buen desempeño en los últimos años ha hecho que el PIB per cápita vasco (en PPA) supere los niveles de la media alemana, algo que sucedía antes de la crisis, pero que se truncó durante esta por la mejor evolución en Alemania. Los datos de renta disponible de los hogares per cápita (PPA) son, desafortunadamente, más antiguos (2016) y lo que muestran es que en ese año se produjo un estancamiento en todos los territorios y que, aunque la CAPV está mejor situada que las regiones comparables, que la media de la UE-28 y que la media española, la distancia con Alemania era mayor que la que se observa en el PIB per cápita. También cabe destacar que las regiones comparables tienen un mejor desempeño que la media europea en este indicador (algo que no ocurre con el PIB per cápita). Será necesario, por tanto, seguir atentos a la evolución de este indicador en el futuro. De manera complementaria, un poco más adelante en esta misma sección se hace referencia a la evolución de la renta mediana de los hogares.

Todavía se sigue constatando el mayor impacto que tuvo la crisis en el desempleo de larga duración en España y en la CAPV

En cuanto a los indicadores de carácter más social y comenzando por el nivel de desempleo de larga duración, la CAPV tiene mucho mejor desempeño que España y ha tenido una evolución positiva en términos absolutos en los últimos años. Sin embargo, todavía está mal posicionada en términos relativos con respecto a Europa. Como se ve en el Gráfico 1, esto se debe al fuerte empeoramiento al comienzo de la crisis. Aunque en términos absolutos se ha ido recuperando desde el año 2015, aún se encuentra bastante por encima de la media de la UE-28 y de las regiones comparables y más aún de Alemania.

Por otro lado, los valores absolutos de las tasas de NINIs (porcentaje de jóvenes de 15 a 24 años que ni estudian ni trabajan y que se incluye como indicador de resultado último porque es un indicio de desocupación probablemente no deseada de la población joven), se encuentran por debajo de la media europea, española y de las regiones comparables. Este resultado es positivo porque indica que los jóvenes siguen formándose en caso de no querer o no poder trabajar. Aun así, cabe destacar que la CAPV ha perdido algunas posiciones el último año, debido a que, aunque el valor de este indicador continuó descendiendo, lo hizo en menor medida que en otras regiones europeas.

Finalmente, en cuanto a los indicadores con disponibilidad a nivel regional en Europa, cabe destacar que, pese al aumento que se observa en términos absolutos el último año y la caída de algunas posiciones en los rankings, la CAPV se sitúa a la cabeza de las regiones europeas en cuanto a menores tasas de pobreza.

En la CAPV, a diferencia de España, se han conseguido recuperar unos niveles de desigualdad bajos, comparables al entorno europeo

El análisis se completa con la evolución de algunos indicadores que no están disponibles para el conjunto de regiones europeas, pero sí para la CAPV y los países europeos, y que permiten ahondar en algunos aspectos de las condiciones económicas de la población. El primero de ellos, mencionado más arriba, es la renta mediana equivalente disponible (en PPA), que se calcula a partir de la Encuesta de Condiciones de Vida. Este indicador estandariza los hogares en función del número de unidades de consumo equivalentes que los componen y tiene en cuenta las economías de escala que se producen al compartir los ingresos los miembros del hogar. La renta mediana representa mejor el nivel de vida que la renta media, porque si la distribución de la renta presenta valores muy elevados en los grupos de rentas altas, los valores medios pueden ser bastante más elevados que los correspondientes a la mediana. En el Gráfico 1 se observa que, al contrario de lo que ocurría con la renta disponible de los hogares per cápita, la renta mediana equivalente aumentó en el año 2016 en el País Vasco, para disminuir ligeramente al año siguiente. Aun así, estos valores se mantienen muy por encima de los de la UE-28 y España y muy cercanos a los de Alemania.

Otro indicador que nos permite valorar el bienestar de la población y su vulnerabilidad es el de incapacidad para hacer frente a gastos imprevistos, también computado con datos de la Encuesta de Condiciones de Vida y en el que la CAPV muestra un comportamiento muy favorable, con porcentajes por debajo de los de los otros territorios incluso durante el periodo de crisis y que han ido descendiendo de manera continuada desde 2014.

Finalmente, en cuanto a la distribución de los ingresos, el índice S80/S20 (que mide la relación entre el 20% de personas con renta per cápita equivalente más elevada en la distribución de la renta y el 20% de personas con renta más baja) indica que, aunque la desigualdad se incrementó durante la crisis, se ha vuelto a reducir desde el año 2013, acercándose a los valores de la UE-28 y Alemania.

Se puede concluir, por tanto, que en un contexto económico favorable, la mayoría de los indicadores de resultados finales de la CAPV han mejorado y la región mantiene, en general, una posición favorable en la comparación con otros ámbitos territoriales. En la CAPV, a diferencia de España, se han conseguido recuperar unos niveles de desigualdad bajos, comparables al entorno europeo. Sin embargo, en algunos indicadores como el desempleo de larga duración todavía se sigue constatando el mayor impacto que tuvo la crisis en España y en la CAPV. La crisis dejó a un grupo de personas con dificultades para reincorporarse al mundo laboral y, aunque han disminuido, su número sigue siendo importante

  1. Véase al respecto la publicación de la OCDE How’s life? 2017: Measuring Well-being o el anexo estadístico de Eurostat SDG 10 – Reduced inequalities (statistical annex)

  2. Para los detalles sobre el cálculo de este indicador véase el apartado sobre renta media y mediana en la publicación online «Indicadores de Calidad de Vida» del INE.