3.6. Resumen de los indicadores de desempeño intermedio

El análisis de la innovación como indicador de desempeño intermedio muestra, en la línea de los informes anteriores, la existencia de ciertas debilidades, especialmente en lo referente a las patentes, donde la CAPV ocupa las últimas posiciones entre las regiones comparables. Otra serie de indicadores, sin embargo, apuntan a que el esfuerzo realizado en los últimos años está dando sus frutos destacando, por un lado, el buen desempeño en términos de output científico y, por otro lado, el grado de novedad de los productos vendidos por las empresas vascas.

La productividad aparente del trabajador, un indicador cuya mejora es un requisito para ser competitivos, sigue estando por encima de los territorios comparables y aumenta de manera continuada. En los últimos años esta productividad ha estado, además, acompañada de incrementos netos de empleo. Un elemento que podría explicar en parte esta mayor productividad de la CAPV es la especialización en el sector industrial, ya que este sector tiene productividades claramente superiores a las del resto de sectores (o al conjunto de la economía).

La economía vasca también ha evolucionado positivamente en su nivel de exportaciones, aunque esto se ha debido a la evolución de ciertos sectores. Hasta 2016 las exportaciones de la CAPV han mantenido una tendencia similar a la de los otros territorios contemplados, pero con porcentajes de crecimiento más bajos, mientras que en 2017 y 2018 es en la CAPV donde se produce el mayor crecimiento del valor de las exportaciones, en parte debido al mayor crecimiento de las exportaciones de refino del petróleo. Las exportaciones vascas también muestran una gran dependencia de un reducido número de empresas que concentran un elevado porcentaje de todas las exportaciones. Entre el resto de las empresas exportadoras, su número había tenido una tendencia muy positiva en los últimos años, pero ha disminuido durante el último año, lo cual ha posibilitado que se haya incrementado el valor medio de exportaciones por empresa. Sin embargo, como dato positivo destaca el aumento de las exportadoras regulares.

Todo ello se ha traducido en la generación de empleo, en una evolución positiva de las tasas de ocupación y en que la CAPV ha vuelto a recibir emigración. Sin embargo, todavía hay bastante margen de mejora en diferentes aspectos relacionados con el empleo. Por una parte, las tasas de empleo total y femenina se encuentran aún en una posición baja con relación a las regiones comparables. Por otra parte, la calidad de las nuevas contrataciones no ha mejorado durante el período de recuperación de la crisis. Ello se refleja en el elevado porcentaje de contratos temporales, que además están aumentando de manera continuada desde 2014, al contrario de lo que ocurre en los otros territorios; en el mayor nivel de empleos a tiempo parcial no voluntarios que en otros territorios analizados, y en las altas tasas de desempleo especialmente entre las personas jóvenes y por encima de los 55 años.