4.1.3. Costes laborales

Los costes laborales continúan siendo un determinante clave de la competitividad económica por sus potenciales efectos sobre la evolución del índice general de precios (inflación) y sobre el comercio exterior. Tal y como se ha señalado en anteriores Informes de Competitividad elaborados por Orkestra, el de costes laborales no es un indicador de competitividad excluyente, sino que la interpretación de su evolución y de sus efectos debe ser analizada en complementariedad con otros indicadores. Así, factores tales como el nivel de intervención pública, el marco institucional del mercado laboral, y/o el nivel de integración comercial y financiera de una economía, entre otros, son otros factores subyacentes del equilibrio entre presión salarial y productividad.

El objetivo de esta sección es actualizar, desde una perspectiva internacional comparada, el análisis de la evolución de los costes laborales en la economía vasca, y de su relevante sector manufacturero que se encuentra muy abierto a la competencia internacional. Para ello, el Gráfico 13 presenta la evolución de los distintos indicadores en que se desglosa este análisis.

Gráfico 13. Evolución del coste laboral por asalariado, la productividad real, el coste laboral unitario y el coste laboral real unitario
Gráfico 13. Evolución del coste laboral por asalariado, la productividad real, el coste laboral unitario y el coste laboral real unitario. Total de la economía. Coste Laboral nominal por asalariado
Gráfico 13. Evolución del coste laboral por asalariado, la productividad real, el coste laboral unitario y el coste laboral real unitario. Industria manufacturera. Coste Laboral nominal por asalariado
Gráfico 13. Evolución del coste laboral por asalariado, la productividad real, el coste laboral unitario y el coste laboral real unitario. Total de la economía. Productividad
Gráfico 13. Evolución del coste laboral por asalariado, la productividad real, el coste laboral unitario y el coste laboral real unitario. Industria manufacturera. Productividad
Gráfico 13. Evolución del coste laboral por asalariado, la productividad real, el coste laboral unitario y el coste laboral real unitario. Total de la economía. Coste Laboral Nominal Unitario
Gráfico 13. Evolución del coste laboral por asalariado, la productividad real, el coste laboral unitario y el coste laboral real unitario. Industria manufacturera. Coste Laboral Nominal Unitario
Gráfico 13. Evolución del coste laboral por asalariado, la productividad real, el coste laboral unitario y el coste laboral real unitario. Total de la economía. Coste Laboral Real Unitario
Gráfico 13. Evolución del coste laboral por asalariado, la productividad real, el coste laboral unitario y el coste laboral real unitario. Industria manufacturera. Coste Laboral Real Unitario
Gráfico 13. Evolución del coste laboral por asalariado, la productividad real, el coste laboral unitario y el coste laboral real unitario
Fuente: Eustat y Eurostat. Elaboración propia.

Las empresas de la CAPV continúan manteniendo una buena posición en lo referente a la productividad y los costes laborales

En cuanto a los costes laborales por asalariado (CLA), tanto la economía española como la vasca iniciaron el ajuste a la crisis algo más tarde que las otras economías europeas, pero lo hicieron posteriormente de modo más intenso. En el último año se observa un repunte en los CLA en todos los territorios, algo que ya venía sucediendo de manera continuada en Alemania. Aun así, en comparación con la posición en 2013, la CAPV sigue presentando valores inferiores a los de los otros territorios, tanto en el conjunto de la economía como en la industria manufacturera.

En lo que concierne a la productividad, se aprecian nuevamente los efectos de los ajustes en el mercado de trabajo español tales como reducción de plantillas y desaparición de empleos de menor valor añadido. Consecuentemente, se evidencia una pronunciada recuperación en el indicador de productividad. A partir de 2013, se aprecia una trayectoria similar en el crecimiento de la productividad en UE-28, Alemania, y CAPV; mientras que en España, los avances en productividad se estancan hasta 2015 cuando recupera el impulso. En la industria manufacturera, los efectos se magnifican en comparación al total de la economía; y, a partir de 2013, crece de manera más pronunciada la productividad en UE-28, Alemania y CAPV. Sin embargo, en el último año, la productividad se ha mantenido casi en los mismos valores que en el año anterior.

Las economías vasca y española inician tras 2010 un prolongado proceso de mejora competitiva en costes laborales unitarios (CLNU). Esa tendencia a la reducción del CLNU se detiene e incluso se invierte ligeramente en 2018. En la industria manufacturera, la variabilidad es más acentuada respecto a lo observado para el total de la economía. Tras 2013, se registra una mejor evolución competitiva de la economía vasca en relación con los tres ámbitos territoriales de referencia. Hasta 2015, España acompañaba a la CAPV en esta mejora, luego las mejoras en España se moderan y en los últimos dos años la UE-28 y Alemania ya registran un patrón evolutivo creciente. La mejora competitiva del CLNU ha sido en parte compensada por la apreciación del tipo de cambio efectivo nominal de España frente a los países desarrollados, que crece ligeramente de 2015 a 2018.

Se observa un proceso de mejora competitiva de la CAPV en términos de costes los laborales unitarios (CLNU) y especialmente de los costes laborales reales unitarios (CLRU)

Y en términos de costes laborales reales unitarios (CLRU) la reducción que tiene lugar en la CAPV es todavía mayor, lo que favorece la recuperación de los márgenes empresariales.

Como consecuencia de todo ello, en la Tabla 18 se aprecian dos características destacables en el año 2018: la alta correlación entre CLA y productividad, y las diferencias en el CLU entre el total de la economía y la industria manufacturera. La primera característica se explica porque una alta productividad implica salarios superiores, lo que a su vez impulsa la búsqueda de mayores innovaciones y la sustitución de trabajadores por capital. En cuanto a la productividad aparente del trabajo en el total de la economía, se distinguen dos grupos: Alemania y CAPV en nivel similar y superior y UE-28 y España, en el inferior. Con todo, en la columna de CLU la economía vasca muestra un bajo valor por la combinación de un CLA relativamente menor y una alta productividad. En la industria manufacturera, en cambio, que presenta mayores niveles de CLA y productividad que el total de la economía, la CAPV presenta un mayor CLU relativo que los otros ámbitos, lo que es consecuencia de su menor productividad relativa. A su vez, dada la especialización manufacturera e industrial de la economía vasca, la mayor productividad existente en este sector explica en parte el superior nivel de productividad en el conjunto de la economía.

Tabla 18. Coste Laboral por Asalariado (CLA) y productividad y Coste Laboral Unitario (CLU). (2018)
Tabla 18. Coste Laboral por Asalariado y productividad y Coste Laboral Unitario
Fuente: Eustat y Eurostat. Elaboración propia.

En la industria manufacturera, la CAPV obtiene un coste laboral unitario (CLU) inferior al del promedio de las regiones de la UE28 y la mayoría de sus/las regiones comparables extranjeras

El análisis de evolución se complementa con la comparativa regional, que se muestra en el Gráfico 14 para el conjunto de la economía y en el Gráfico 15 para la industria manufacturera. Se confirma el resultado de la comparación del conjunto de la economía de la CAPV con el de las medias de países, con la información adicional de que la mayoría de las regiones comparables extranjeras superan a la CAPV en CLA y en productividad, pero también en CLU; y de que, con respecto a las regiones comparables españolas, la CAPV queda por encima de todas ellas en CLA y productividad. Pero lo más interesante es que, en lo relativo a la industria manufacturera, la CAPV logra tener un CLU inferior al del promedio de las regiones de la UE-28, y de todas sus regiones comparables extranjeras (menos dos). Esto es, la comparativa regional no parece confirmar la desventaja que, para la industria manufacturera de la CAPV, parecía arrojar su comparativa con países.

Gráfico 14. Coste laboral por asalariado y productividad (VAB por empleado) de la industria manufacturera en las regiones de la UE-28 (2017 o año más próximo)
Gráfico 14. Coste laboral por asalariado y productividad (VAB por empleado) del conjunto de la economía en las regiones de la UE-28 (2017 o año más próximo)
Fuente: Eustat y Eurostat. Elaboración propia.
Nota: Hay tres regiones que por tener una productividad superior a 100 no quedan incluidas en el gráfic
Gráfico 15. Coste laboral por asalariado y productividad (VAB por empleado) del conjunto de la economía en las regiones de la UE-28 (2017 o año más próximo)
Gráfico 15. Coste laboral por asalariado y productividad (VAB por empleado) del conjunto de la economía en las regiones de la UE-28 (2017 o año más próximo)
Fuente: Eustat y Eurostat. Elaboración propia.

Los análisis de costes laborales hasta aquí efectuados se han calculado con relación al personal laboral, pero también podrían haberse calculado con relación a las horas trabajadas. Esto tendría un impacto en los cálculos del nivel de CLA y de productividad, ya que la media de horas de trabajo anual por empleado varía significativamente de unos lugares a otros. El Gráfico 16 recoge cómo ha evolucionado el número de horas de trabajo al año que, como media, realiza un empleado.

Gráfico 16. Número medio de horas de trabajo al año por persona ocupada
Gráfico 16. Número medio de horas de trabajo al año por persona ocupada. Total economía
Gráfico 16. Número medio de horas de trabajo al año por persona ocupada. Industria manufacturera
Gráfico 16. Número medio de horas de trabajo al año por persona ocupada.
Fuente: Eustat y Eurostat. Elaboración propia.

En el gráfico se pueden apreciar dos aspectos salientes. Primero, el número de horas que se trabaja por operario en la industria manufacturera supera al del conjunto de la economía en todos los países. Segundo, se observa que Alemania destaca claramente por el menor número de horas de trabajo; mientras que es en España donde se registran los mayores promedios anuales de horas trabajadas.

Al contrario de lo que ocurre en la mayoría de los países, en el conjunto de la economía vasca desde 2014 parece observarse una ligera tendencia al aumento del número de horas trabajada por persona ocupada

Desde un punto de vista evolutivo, el comportamiento del conjunto de la economía y de la industria manufacturera es algo diferente. En el conjunto de la economía, en la mayoría de los países se aprecia una ligera tendencia a la reducción del número de horas trabajadas. La excepción la constituye, precisamente, la CAPV, en la que desde 2014, con la recuperación de la economía, parece observarse una ligera tendencia al aumento del número de horas trabajadas por persona ocupada. En la industria manufacturera, el descenso es más pronunciado durante la crisis en UE-28, Alemania y CAPV; mientras que en España la tendencia (ligera) es a aumentar el número de horas trabajadas promedio.

  1. Los CLNU resultan de tomar en cuenta conjuntamente la variación nominal de los costes laborales por asalariado y la productividad. Los economistas consideran que el CLNU es el indicador de variación de costes laborales más pertinente para analizar el efecto de los costes laborales en la competitividad exterior.

  2. ç
  3. Si en 2017 se toma como base 100,0, en 2015 era de 99,3 y en 2018 ha sido de 101,2.

  4. La variación de los CLRU permite apreciar en qué medida las empresas logran trasladar a sus precios las variaciones habidas en los CLNU (de modo que el CLRU se reduce y los márgenes empresariales aumentan) o lo contrario (cuando el CLRU aumenta y los márgenes empresariales se reducen). Así pues, la variación de los CLRU es el indicador más pertinente para reflejar la influencia de las variaciones de los costes laborales en la rentabilidad empresarial.