Introducción

El análisis de la competitividad territorial es importante para identificar y poner en marcha las políticas más adecuadas para apoyar el desarrollo socioeconómico. Aunque son las empresas y no los territorios quienes compiten en los mercados globales, los países, regiones y ciudades o localidades donde se ubican proveen muchos de los elementos que influyen en su capacidad para competir. De hecho, es la interacción entre las empresas y su entorno lo que genera innovación, riqueza y, finalmente, bienestar. El presente análisis de la competitividad del País Vasco tiene como objetivo entender qué determina la efectividad para competir de las empresas que se localizan en el mismo y, así, generar valor económico y social. La competitividad, por tanto, no es un fin en sí mismo, sino un medio para generar el bienestar de la población y una palanca clave para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible marcados por Naciones Unidas y asumidos por el Gobierno Vasco.

La competitividad es un medio para generar el bienestar de la población y una palanca clave para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible

La fusión de los elementos tanto sociales como económicos más relevantes se refleja en la Ilustración 1, el marco de competitividad a través del que se estructura este diagnóstico de competitividad. Como se observa en dicha ilustración, el marco se organiza en cuatro niveles que recogen los distintos factores que determinan el desempeño competitivo del territorio.

En el nivel superior se sitúan los indicadores de resultado que recogen los objetivos últimos que se pretenden alcanzar en términos de bienestar de la ciudadanía. Incluye indicadores económicos, tales como la renta per cápita, pero también otros elementos más amplios relacionados con la cohesión social.

A continuación, aparecen los indicadores de desempeño intermedio que, aunque no son los fines últimos que se pretenden alcanzar en la región, son importantes para alcanzar esos resultados finales. Comprende indicadores de empleo, productividad, innovación y comercio exterior.

El tercer nivel está compuesto por los determinantes de la competitividad, es decir, los elementos que afectan a los resultados de los dos niveles de más arriba. Este nivel es particularmente relevante porque es donde las políticas pueden tener un impacto más claro. Los determinantes se agrupan en tres categorías que reflejan el comportamiento de las empresas; la especialización del territorio y sus clústeres; y la calidad del entorno empresarial. Esta última categoría recoge aspectos relativos a tres de los ejes del diamante de Porter (1990): la calidad de los «factores» de producción del territorio, la «demanda» existente en el mismo y el «contexto para la estrategia y rivalidad» de las empresas.

Ilustración 1. Marco de competitividad regional.
Ilustración 1. Marco de competitividad regional.
Fuente: Elaboración propia.

Finalmente, en la base del marco, los fundamentos hacen referencia a ciertas características del territorio que impactan en la competitividad, pero que están más o menos dadas, por lo menos a medio plazo (localización del territorio, recursos naturales, tamaño de la región, instituciones…). Dado que estas características se han analizado en anteriores informes, no se incluyen en el presente informe.

Los resultados últimos de competitividad pueden dar lugar a un círculo virtuoso, alimentando tanto los indicadores de output intermedio como a los determinantes de competitividad

A partir de este año el marco de competitividad recoge de manera explícita un elemento que estaba implícito en años anteriores: a pesar de presentarse de manera jerárquica, con niveles inferiores que impactan en los superiores, los resultados últimos de competitividad pueden dar lugar a un círculo virtuoso, alimentando tanto los indicadores de desempeño intermedio como a los determinantes de competitividad, ya que, por ejemplo, cuanto mayor sea el bienestar de las personas que habitan en un territorio, mejor preparadas estarán para contribuir a la competitividad de las empresas y más atractivo será el territorio para atraer tanto talento como capital. Una mayor riqueza y recaudación pueden también ser destinadas a los programas de apoyo público a la I+D.

El informe se estructura en secciones y subsecciones ordenadas siguiendo la lógica de este marco. Al comienzo de cada sección (o subsección), se presentará una tabla para mostrar la posición relativa de la Comunidad Autónoma del País Vasco (CAPV) con respecto: al conjunto de 218 regiones de la Unión Europea (UE-28); al grupo formado por la CAPV y 30 regiones comparables con características estructurales similares; y a las 19 Comunidades y ciudades autónomas (CCAA) españolas. Tal como se indicó en el Informe de Competitividad del País Vasco 2018, la identificación de las regiones comparables es fruto de una metodología que se basa en elementos que se sitúan en la base del marco analítico y entre los componentes de especialización. Sin ser necesariamente buenos o malos per se, condicionan el desempeño intermedio y los resultados finales y son difíciles de cambiar en el corto plazo por ser características naturales o resultado de largos procesos históricos. Por lo tanto, si el objetivo es valorar el resultado alcanzado por el indicador y compararse con regiones cuyos aprendizajes pueden ser más trasplantables, tiene sentido compararse con regiones que presentan características similares.

La CAPV se compara con el conjunto de las regiones de la UE-28, las CCAA españolas y 30 regiones comparables con características estructurales similares

Esas tablas mostrarán tanto la posición de la CAPV en el último año para el que se dispone de datos a nivel regional en Europa, como la variación que ha tenido con respecto al año anterior. Las tablas incorporan unos gráficos de bolas, que presentan a las regiones posicionadas de peor a mejor de izquierda a derecha, con la bola más grande marcando la posición de la CAPV. Los valores de las regiones se presentan en una línea que muestra su concentración. Así, muchas bolas juntas in-dican que puede haber diferencia en el ranking, pero que los valores del indicador son muy similares.

Aunque las regiones son el foco principal de comparación, por considerarse más apropiadas que los países (ya que las medias nacionales no muestran las diferencias territoriales y los niveles competenciales de las regiones difieren de los países), tienen la desventaja (i) de que para ciertos indicadores (por ejemplo, datos de exportaciones) no hay datos regionalizados publicados, o (ii) de que presentan un mayor retardo en su último año disponible en las estadísticas que publica Eurostat. Por esta razón, en algunos casos, para el análisis comparado de la CAPV se ha recurrido a los datos nacionales publicados por Eurostat (para España, Alemania y el conjunto UE-28), y a los datos de Eustat para la CAPV, siempre que estén disponibles y calculados con una metodología equiparable a la utilizada por Eurostat. Además de posibilitar el conocimiento de un año más reciente, eso proporciona también la oportunidad de analizar tendencias evolutivas algo más extensas que la del cambio habido en el último año, que es el análisis evolutivo que se ha primado en la comparación regional.

A modo de resumen en la Tabla 1 se presentan a continuación el último valor disponible para la CAPV en cada uno de los indicadores que se analizan en el informe, así como los valores de España, Alemania, UE-28 y, cuando están disponibles, los de las regiones comparables. Asimismo, en la Tabla 2 se incluye la posición que ocupa la CAPV en los rankings de comparación con las regiones europeas, comparables y españolas. Dado el mencionado retardo en la disponibilidad de datos a nivel regional, los años de comparación en esta tabla serán en algunos casos anteriores a los de la Tabla 1. El análisis de estos datos se irá desglosando en las secciones posteriores.

Tabla 1. Valores de los indicadores de competitividad
Tabla 1. Valores de los indicadores de competitividad
Tabla 2. Ranking de la CAPV en los indicadores de competitividad
Tabla 2. Ranking de la CAPV en los indicadores de competitividad
Fuente: Eurostat, SETSI.
  1. Para una recopilación de análisis recientes sobre estas relaciones ver Huggins, R. y Thompson, P. (Eds.) (2017). Handbook of Regions and Competitiveness: Contemporary Theories and Perspectives on Economic Development. Cheltenham, UK: Edward Elgar.

  2. Ver: Gobierno Vasco (2018). Agenda Euskadi Basque Country 2030.

  3. Porter, M. E. (1990) The Competitive Advantage of Nations. London: The MacMillan Press.