3.1. Empleo y desempleo

Las tasas de empleo total y femenina de la CAPV muestran una evolución positiva en los últimos años, pero todavía hay margen de mejora

La evolución de los indicadores de empleo muestra una buena evolución en los últimos años, con ascensos continuados tanto en la tasa de empleo total como femenina (véase el Gráfico 2). Esta última se encuentra por debajo de la total, pero cercana a la media de Europa. Sin embargo, en ambos casos hay campo de mejora, porque los valores en la CAPV, si bien superiores a los de España, están por debajo de los de Alemania, de los de las regiones comparables y, en el caso de la tasa de empleo total, de los de la media europea. Como resultado, en la Tabla 4 se observa que la CAPV sigue posicionada en una situación media en la comparativa con las regiones europeas, baja con respecto a las regiones comparables y medio alta frente a las CCAA españolas.

Tabla 4. Situación de la CAPV con respecto a los indicadores de empleo y desempleo
Tabla 4. Situación de la CAPV con respecto a los indicadores de empleo y desempleo. Tasa de empleo
Tabla 4. Situación de la CAPV con respecto a los indicadores de empleo y desempleo. Tasa de empleo femenina
Tabla 4. Situación de la CAPV con respecto a los indicadores de empleo y desempleo. Tasa de desempleo
Tabla 4. Situación de la CAPV con respecto a los indicadores de empleo y desempleo. Tasa de desempleo juvenil
Fuente:  Eustat, Eurostat. Elaboración propia.
Nota: Salvo excepción de disponibilidad de datos, para la elaboración de los rankings se han considerado 218 regiones europeas (en azul), la CAPV y el grupo de 30 regiones comparables (en verde) y las 19 Comunidades y Ciudades Autónomas.
Gráfico 2. Evolución de los indicadores de empleo y desempleo
Gráfico 2. Evolución de los indicadores de empleo y desempleo. Tabla de empleo
Gráfico 2. Evolución de los indicadores de empleo y desempleo. Tasa empleo femenina
Gráfico 2. Evolución de los indicadores de empleo y desempleo. Tasa de desempleo
Gráfico 2. Evolución de los indicadores de empleo y desempleo. Tasa de desempleo juvenil
Gráfico 2. Evolución de los indicadores de empleo y desempleo. Leyenda
Fuente: Eustat, Eurostat. Elaboración propia

El incremento del empleo depende tanto de que aumente la tasa de actividad como de que crezca el porcentaje de la población activa que se encuentra ocupada. Por eso, es interesante analizar también lo que ocurre con las tasas de desempleo. Se presentan tanto la tasa de desempleo total como la que afecta al colectivo de las personas más jóvenes, entre 15 y 24 años (que es casi el doble que la del conjunto de la población). En ambos casos la comparativa sitúa a la CAPV en posiciones bajas e incluso medio-bajas en el ranking con regiones europeas, baja en el ranking con regiones comparables, pero en una buena posición en España. Esto es así a pesar de que las tasas de desempleo han ido disminuyendo en los últimos años, aunque de manera menos pronunciada que en años anteriores.

A pesar de que las tasas de desempleo han ido disminuyendo en los últimos años, la CAPV se sitúa en posiciones bajas en la comparativa europea

Otro sector de la población al que se presta menos atención es el de las personas mayores de 55 años, a pesar de que la presión demográfica hace cada vez más necesario que sigan ocupando puestos de trabajo y que, sin embargo, pueden tener dificultades para encontrar un empleo si lo pierden. Para entender cuál es la posición comparada de esta cohorte de población, en el Gráfico 3 se muestran las tasas de actividad y desempleo. En dicho gráfico las líneas azules marcan la media de la UE-28 y se ve, por tanto, que en la CAPV existe una combinación de tasas de desempleo superiores a la media y tasas de actividad inferiores, por lo que este también es un colectivo en el que hay que enfocarse para lograr que no abandonen el mercado laboral y facilitar que sigan empleados en puestos acordes a sus capacidades.

Gráfico 3. Tasas de actividad y desempleo (55-64 años), (%, 2018)
Gráfico 3. Tasas de actividad y desempleo (55-64 años), (%, 2018)
Fuente: Eurostat

Y si bien es importante generar empleo, también es necesario analizar la calidad del mismo. A este respecto en el Gráfico 4 se muestra la evolución de tres indicadores que miden la calidad del empleo en la CAPV y en comparación con la media de la UE-28, España y Alemania. El primero de ellos mide el porcentaje que autónomos (empresarios sin asalariados o trabajadores independientes) y personas que ayudan en los negocios o empresas familiares suponen dentro de la población ocupada. En ambos casos, sus condiciones laborales no suelen estar equiparadas con las de las personas asalariadas. Así, por ejemplo, García Perea y Román (2019) señalan que, a pesar de la introducción de la llamada «tarifa plana para autónomos» en el pago de las contribuciones a la Seguridad Social, los trabajadores autónomos siguen sin disponer del nivel de protección social que, en general, tienen los asalariados. Estos autores hacen referencia, asimismo, a que el porcentaje de empleados no asalariados que eligen trabajar por cuenta propia por falta de alternativas es en España del 26%, dato solo superado por tres países comunitarios.

La calidad del empleo en la CAPV no ha mejorado durante el período de recuperación de la crisis

En el Gráfico 4 se observa una caída del porcentaje de los autónomos al comienzo de la crisis, ya que probablemente las empresas hicieron un mayor esfuerzo por mantener a los trabajadores internos, comenzando el ajuste por las subcontrataciones de autónomos. Sin embargo, en los años 2012 y 2013 tanto en España como en la CAPV se produjo un incremento significativo en este indicador. Esto es así porque ese es el recurso de las empresas grandes cuando deben proceder a ajustes en su empleo asalariado, que pierde peso dentro del total. Cuando comienza la recuperación de la actividad y del empleo, crece de nuevo el empleo asalariado (opción preferida por las personas trabajadoras) y deja de crecer el de autónomos. Como consecuencia, los porcentajes han ido disminuyendo para volver a los niveles de 2010. Los niveles en la CAPV se encuentran por debajo de la media española y europea, pero por encima de Alemania, donde es mayor la proporción de trabajadores asalariados. Una mirada más en detalle a lo que ocurre en otros países europeos muestra que los países con mayores tasas de empleo no asalariado son Grecia e Italia; mientras que los que tienen menores tasas son Alemania, Austria y Francia. Como indican García Perea y Román (2019) parece, por tanto, existir una relación entre nivel de desarrollo y porcentaje de población asalariada, aunque tendencialmente se aprecia que la tasa de empleo asalariado va disminuyendo en la mayoría de los países.

En cuanto a la estabilidad del contrato, se observa que, aunque por debajo de la media española, el porcentaje de contratos temporales es muy superior al de Alemania y al de la media europea. Y, lo que es más preocupante, al contrario de lo que ocurre en esos territorios, donde estos porcentajes se han mantenido bastantes estables durante todo el periodo considerado, en la CAPV están aumentando de manera continuada desde 2014.

Finalmente, en lo referente al grado de dedicación (plena o parcial), se observa que desde el año 2009 hasta 2014 se produjo un fuerte incremento en los empleos a tiempo parcial no voluntario (es decir, aquellos en los que las personas con contrato a tiempo parcial declaran que es así porque no encuentran un empleo a tiempo completo). Tal es así que ese último año casi un 12% de las personas ocupadas en la CAPV se encontraban en esa situación. Desde entonces ese porcentaje ha ido disminuyendo hasta situarse en el 8,5%, aún lejos del valor de la media europea (5%) y aún más de Alemania (2,7%).

Gráfico 4. Calidad del empleo
Gráfico 4. Calidad del empleo. Autónomos y ayuda en empresa familiar
Gráfico 4. Calidad del empleo. Asalariados con contrato temporal
Gráfico 4. Calidad del empleo. Empleo parcial involuntario
Gráfico 4. Calidad del empleo.
Fuente: : Eurostat e INE. Elaboración propia
Nota:  Los datos de autónomos de Alemania y UE-28 incluyen a los miembros de cooperativas, al no encontrarse estos datos desagregados a nivel europeo.
  1. García Perea, P., y Román, C. (2019). «Caracterización del empleo no asalariado en España desde una perspectiva europea.» Boletín Económico (Jun).