4.2.3. Especialización económica

A continuación, se analiza la especialización económica de la CAPV a través de los datos de comercio exterior. Los datos se han dividido en 19 ramas de actividad que a su vez se han agrupado según su nivel tecnológico, destino económico de los bienes, nivel de crecimiento y características técnico-económicas.

Los riesgos derivados del elevado grado de concentración de las exportaciones vascas en cuatro ramas se ven atenuados, en parte, por los índices de ventaja comparativa que la región presenta en esos cuatro sectores

Tal como se muestra en la Tabla 21, la CAPV presenta un elevado grado de concentración de sus exportaciones en cuatro ramas: Vehículos de motor (24%), Metalurgia y productos básicos (23%) y Maquinaria y equipo (14%) y Refino de petróleo (8%). Los índices de especialización en esas cuatro ramas también son altos. Los riesgos que de ello se derivan son elevados debido a la notable ligazón que existe entre los tres primeros, que en gran medida forman parte de las mismas cadenas de valor, y a que el cuarto está muy sujeto a la volatilidad de los precios energéticos y al abastecimiento exterior de petróleo. Sea como sea, conviene señalar que entre 2008 y 2018 el grado de concentración de las exportaciones se ha reducido sensiblemente, fundamentalmente por la pérdida de peso de las exportaciones de Metalurgia y productos metálicos. Además, tal como se verá más adelante, al analizar el saldo comercial relativo, la gravedad de esa concentración resulta menor, porque en esos cuatro sectores de mayor peso en las exportaciones, la CAPV presenta índices de ventaja comparativa fuertemente positivos.

La CAPV exporta sobre todo productos de nivel tecnológico y crecimiento de demanda medios, bienes intermedios y de consumo duradero, de ramas intensivas en economías de escala. Por el contrario, son escasas las exportaciones de nivel tecnológico y crecimiento de demanda alto y las de ramas intensivas en ciencia y tecnología. Entre las tres grandes ramas manufactureras que se catalogan de nivel tecnológico alto, las mayores debilidades de la CAPV están en Farmacia, después en Electrónica e informática, siendo Aeronáutica donde relativamente menos debilidades existen. Por otro lado, también es muy bajo el porcentaje de las exportaciones de bienes de consumo de la CAPV. Esto hace a la economía vasca más sensible al ciclo económico, lo que podría explicar que en los tiempos de crisis las exportaciones vascas se sientan más afectadas; y que, por el contrario, en 2018, momento de relativo crecimiento de la economía de los países avanzados, sus exportaciones también evolucionen mejor.

En cuanto a especialización, además de las cuatro ramas señaladas, también sobresalen por tener especializaciones positivas la Industria no metálica (por las exportaciones de vidrio, cemento, cerámicas refractarias, productos abrasivos y productos minerales no metálicos), Madera, papel y artes gráficas (principalmente debido a pasta, papel y cartón) y Caucho y plásticos (principalmente debido al caucho). Y, aunque no hay especialización a nivel de rama, si se desciende a nivel de subrama, la de Material ferroviario. Conviene señalar, asimismo, que entre las ramas en las que la CAPV presenta subespecialización hay algunas estrechamente ligadas a las prioridades estratégicas y territorios de oportunidad de la RIS3 vasca: Farmacia (estrategia de Biociencias-salud), Productos informáticos y electrónicos y Material y equipo eléctrico (estrategia de fabricación avanzada-Industria 4.0) y Alimentación (territorio de oportunidad del mismo nombre).

Tabla 21. Análisis de especialización de las exportaciones
Tabla 21. Análisis de especialización de las exportaciones
Fuente: Eurostat, Naciones Unidas, Base Comtrade y Dirección General Tributaria. Elaboración propia.

Las agrupaciones de actividad en que la CAPV es más exportadora y está más especializada la hace más sensible al ciclo económico

Las agrupaciones de actividad en que la CAPV aparece especializada coinciden fundamentalmente con las que eran más exportadoras. Destaca también la muy elevada subespecialización en las ramas de nivel tecnológico y crecimiento de demanda alto, intensivas en ciencia y tecnología (esto es, en las que abren más ventanas de oportunidad y menos afectadas están por la competencia de los países emergentes), y productoras de bienes de consumo lo que, como se ha señalado, hace a la economía vasca más sensible al ciclo económico. Es por eso que no cabe calificar el perfil de especialización sectorial de la CAPV de plenamente satisfactorio.

El análisis de los saldos comerciales relativos, un indicador de ventaja comparativa más avanzado que los índices de especialización, confirma que los cuatro sectores de la CAPV más exportadores y que presentan índices de especialización superiores a 100% también tienen grandes saldos comerciales relativos positivos, de modo que, desde el punto de vista de competitividad, presentan notables fortalezas. Lo que aporta el análisis del saldo comercial relativo, con relación al de los índices de especialización, es que algunas ramas en que la CAPV no presentaba una especialización significativa (o incluso aparecía subespecializada) muestran saldos positivos importantes: es el caso de Material y equipo eléctrico (muy importante para la Industria 4.0) y de Otro material de transporte. Por último, confirmando lo que sugería el análisis de especialización, en Madera, papel y artes gráficas la CAPV sigue presentando un relevante saldo comercial relativo positivo.

Y desde el punto de vista de las agrupaciones de actividad sucede otro tanto: además de confirmarse las fortalezas que mostraban los análisis de los índices de especialización, aparecen también con claro saldo positivo las ramas de bienes de equipo, intensivas en diferenciación e intensivas en ciencia y tecnología, siendo todas ellas atractivas desde el punto de vista competitivo. También se dan ventajas en otros tipos de actividades más vulnerables: las ramas intensivas en recursos y en mano de obra (en la que se incluye la fabricación de productos metálicos) y se confirma la subespecialización (con saldo comercial relativo negativo) en la agrupación de nivel tecnológico alto.

La mayor transformación de la estructura de las exportaciones vascas entre 2013 y 2018 se explica por comportamientos tanto proactivos como reactivos

Tal como los analistas señalan, el desarrollo no consiste solo en cuánto crece el producto, sino también en cómo se transforma la composición de lo producido. En un apartado anterior se ha analizado cuánto han crecido las exportaciones vascas, en comparación con las de otros territorios. Aquí se analiza brevemente cuánto se ha transformado la estructura de las exportaciones, según el índice de cambio estructural de las exportaciones (véase la Tabla 22). Pues bien, en el período 2008-2018 se distinguen dos claros períodos en las exportaciones vascas. Entre 2008 y 2013 la estructura de las exportaciones vascas cambia menos y el cambio que tiene lugar es de carácter reactivo (de ajuste sectorial ante la caída experimentada en la demanda). Entre 2013 y 2018, en cambio, la estructura de las exportaciones vascas se transforma más que la de las otras economías, observándose que detrás de ello hay comportamientos tanto reactivos (de recuperación de los mercados perdidos en la fase anterior) como proactivos (de desarrollo de nuevas actividades y mercados).

Tabla 22. Índice de cambio estructural de las exportaciones
Tabla 22. Índice de cambio estructural de las exportaciones
Fuente: Eurostat, Naciones Unidas, Base Comtrade y Dirección General Tributaria. Elaboración propia.

En general, si se atiende a la transformación habida en el conjunto del período en la CAPV (véase la Tabla 21) se aprecia un crecimiento de los bienes de consumo duradero y de las ramas de nivel tecnológico y crecimiento de demanda medio-alto, así como de innovación global para mercados locales. Aunque en conjunto eso es positivo, sigue sin corregirse la gran subespecialización en ramas de nivel tecnológico y crecimiento de demanda alto e intensivas en ciencia y tecnología. Y también tiene lugar un retroceso en las ramas intensivas en diferenciación: Metalurgia y productos metálicos es la rama cuyas exportaciones más retroceden y Vehículos de motor en la que más avanzan (a pesar de su caída en el período 2008-2013).

RECUADRO 2 Evolución de los clústeres exportadores

Una forma alternativa de analizar la especialización de las exportaciones es a través de su agrupación en clústeres, siguiendo la metodología que aglutina las actividades económicas de acuerdo a los patrones de co-localización espacial del empleo, vínculos input-output y vínculos entre ocupaciones (véase Delgado et al., 2016). Esto da lugar a 51 clústeres que agrupan distintas actividades y que, a través de una tabla de conversión, pueden ser utilizados para clasificar también las exportaciones. El Gráfico 18 muestra cuál ha sido la evolución de los clústeres exportadores vascos entre los años 2017 y 2018. Dado que las cifras de exportaciones mundiales aún no están completas para el año 2018, se considera la cuota que tienen las exportaciones vascas en el conjunto de las exportaciones procedentes de Europa.

Gráfico 18. Mapa de clústeres exportadores
Gráfico 18. Mapa de clústeres exportadores
Fuente: Elaboración propia a partir de CNMC, Eurostat, SETSI

El clúster «Servicios empresariales» queda fuera del gráfico ya que no representa ninguna tipología y por su valor alejado en el eje de abscisas (variación de la cuota). Estos clústeres pueden agruparse de acuerdo a la tipología desarrollada por Orkestra que clasifica los clústeres según su relevancia (peso en las exportaciones de la CAPV, representada por el tamaño de la bola), su posición competitiva (cuota en las exportaciones procedentes de Europa, posición en el eje vertical) y su dinamismo (aumento en la cuota de las exportaciones, posición en el eje horizontal). La combinación de estas tres características da lugar a la tipología que se describe en la Tabla 23. Por su importancia en las exportaciones vascas, estos clústeres y las actividades económicas que subyacen merecen particular atención para implementar políticas adecuadas para su desarrollo.

Tabla 23. Tipología de los clústeres exportadores de la CAPV
Tabla 23. Tipología de los clústeres exportadores de la CAPV
Fuente: Agencia Tributaria y Naciones Unidas, Comtrade. Elaboración propia.
  1. El índice del saldo comercial relativo, conocido también como índice de Balassa se calcula como la diferencia entre el valor de las exportaciones e importaciones en una rama determinada y se relativiza por la suma de las exportaciones e importaciones habidas en dicha rama

  2. Delgado, M., Porter, M.E., y Stern, S. (2016). «Defining clusters of related industries», Journal of Economic Geography, v.16, pp. 1-38