Resumen ejecutivo

El análisis de la competitividad territorial es importante para identificar y poner en marcha las políticas más adecuadas para apoyar el desarrollo socioeconómico. Es la interacción entre las empresas y su entorno la que genera innovación, riqueza y, finalmente, bienestar. El presente análisis de la competitividad del País Vasco tiene como objetivo entender qué determina la efectividad para competir de las empresas que se localizan en esta región y, así, generar valor económico y social. La competitividad no es un fin en sí mismo, sino un medio para generar el bienestar de la población y un instrumento clave para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible marcados por Naciones Unidas.

El análisis de este informe se estructura en torno al marco de competitividad desarrollado por Orkestra y que se viene utilizando en los Informes de Competitividad del País Vasco desde 2011. Este marco, en constante evolución, establece cuatro niveles: (i) resultados finales de competitividad territorial, que reflejan los objetivos generales relativos al bienestar de las personas; (ii) indicadores de desempeño intermedios, que son importantes para lograr esos resultados; (iii) determinantes de competitividad relacionados con el comportamiento de las empresas, la especialización territorial y la calidad del entorno empresarial; y (iv) los fundamentos, o características dadas del territorio.

El informe analiza más de 50 indicadores en estos 4 niveles, utilizando los datos más recientes de los que se dispone para comparar el País Vasco con otras regiones y países de Europa, entre otros un grupo de 30 regiones de referencia con características estructurales similares. El informe viene acompañado de una plataforma online que permite que los usuarios interactúen y elaboren sus propios gráficos seleccionando distintos periodos y comparaciones.

La impresión general que se desprende del análisis del informe es que la economía del País Vasco continúa mejorando en numerosos ámbitos con respecto a otras regiones europeas, y que obtiene resultados positivos para la ciudadanía en cuanto a de bienestar económico y social. La positiva evolución de los resultados de carácter social sugiere que la recuperación está siendo bastante inclusiva, a pesar de que los resultados discretos en cuanto a empleo y desempleo apuntan a que tras las grandes cifras coexisten realidades diversas. También se hace necesario mostrar precaución, dadas las positivas condiciones cíclicas que, en el contexto europeo, han acompañado a los indicadores analizados en los últimos años. Es probable que el debilitamiento de esos "vientos de cola" repercuta con especial intensidad en la economía del País Vasco, debido a sus ámbitos de especialización y, en comparación con otras regiones europeas, mayor nivel de endeudamiento, más dependencia del endeudamiento exterior y altas tasas de apertura en su economía. A nivel general, también existen importantes incertidumbres de cara al futuro respecto a la demografía, el medio ambiente, los recursos, la cohesión social, los nuevos modelos de relaciones laborales y los factores geopolíticos.

La posición relativa del País Vasco ha empeorado en varios indicadores, y resulta especialmente preocupante con relación al grupo de regiones de referencia, lo que apunta a una necesidad continuada de monitorización, análisis e intervención en distintos ámbitos. Es importante seguir centrándose en algunos de los "puntos débiles" que ya son de sobra conocidos y especialmente evidentes en las pequeñas empresas del País Vasco. En términos generales, esto implica seguir mejorando la innovación, la productividad, la internacionalización y las inversiones estratégicas en ámbitos de especialización clave.