4.1.1. Inputs de innovación

A pesar de la evolución negativa de los últimos años, la CAPV se posiciona bien en personal y gasto en I+D

Tal como se observa en la Tabla 5, los indicadores de comportamiento empresarial disponibles a nivel regional son muy limitados y se limitan al comportamiento relativo a I+D, tanto en personal como en gasto. Además, solo están disponibles hasta el año 2015, año en el que se observa un ligero retroceso en la CAPV en los valores con respecto al año anterior. En el caso del gasto esto supuso también un ligero retroceso en los rankings. Aunque la evolución ese año fue ligeramente negativa, es de destacar que la CAPV se situaba todavía en lo alto del ranking en la comparativa española, en una posición muy elevada en el conjunto de las regiones europeas y en una posición medio-alta con respecto a las regiones de referencia. Sin embargo, hay que tener en cuenta que estas cifras incluyen el personal y gasto en I+D de los centros tecnológicos y CIC, por lo que la comparativa está ligeramente distorsionada.

Tabla 5. Situación de la CAPV con respecto a los indicadores de comportamiento empresarial.
Tabla 5 Situación de la CAPV con respecto a los indicadores de comportamiento empresarial
Fuente: Eurostat y Regional Innovation Scoreboard. Elaboración propia.
Nota: Para la elaboración de los rankings se han considerado 218 regiones europeas, salvo excepción de disponibilidad de datos (*204), la CAPV y el grupo de 30 regiones de referencia y las 19 CCAA. Los indicadores de Pymes que introducen innovaciones son los valores normalizados que proporciona el Regional Innovation Scoreboard y se compara con dos años antes, ya que la Community Innovation Survey en la que se basan los datos se lleva a cabo cada dos años.

Para obtener una perspectiva un poco más reciente, en el Gráfico 7 y los posteriores gráficos de evolución de la I+D, se han incluido los valores del año 2016, disponibles para los países en Eurostat y para la CAPV en Eustat. Se confirma que los datos de personal en la CAPV están muy por encima de los del resto de territorios, aunque siguieron descendiendo ligeramente en 2016. El crecimiento que se observa en los años 2011 y 2012 indica que este tipo de empleo no disminuyó en la misma medida que lo hizo en el resto de la economía, pero que esa tendencia de crecimiento se truncó a partir del año 2013. Ese cambio de tendencia también se observa en el gasto en I+D, que se aleja cada vez más de los valores en Alemania, que son bastante superiores, fueron sobrepasados por la media de las regiones de referencia en 2015 y se encontraban en 2016 muy cerca (aunque aun ligeramente por encima) de la media de la UE-28 donde ese año se produjo un gran aumento del gasto de I+D empresarial.

Gráfico 7. Evolución de los indicadores de comportamiento empresarial.
Gráfico 7 Evolución de los indicadores de comportamiento empresaria. Personal I+D de las empresas (% empleo), 2008-2016
Gráfico 7 Evolución de los indicadores de comportamiento empresarial. Gasto I+D de las empresas (% PIB), 2008-2015
leyenda

 

Fuente: Eurostat. Elaboración propia.

Los buenos indicadores de gasto y personal en I+D no parecen aplicarse a la mayoría de las pymes

En cuanto al comportamiento innovador de las Pymes, los valores normalizados de la Tabla 5 no son necesariamente comparables de año en año. Lo que sí se aprecia es que tanto en innovación tecnológica (producto y proceso) como no tecnológica (marketing y organización), presenta una posición medio-baja con respecto al conjunto de regiones europeas y baja con respecto a las regiones de referencia. Aunque en el caso de la innovación no tecnológica parece haber mejorado ligeramente en la comparativa europea, ha perdido posiciones en la comparativa con las regiones de referencia e incluso en el contexto de las CCAA españolas. Estos resultados parecen indicar que los buenos indicadores de gasto y personal en I+D no parecen aplicarse a la mayoría de las pymes, ya que las que declaran hacer innovación son comparativamente menos que en Europa.

  1. Como los datos de Eurostat y Eustat no coinciden exactamente, el valor de la CAPV se ha calculado aplicando la tasa de crecimiento del año 2015-2016 de los datos de Eustat al valor del año 2015 de Eurostat.

  2. Sin embargo, tal como se indica en el Informe Innobasque de Innovación 2018 y se desprende de las conversaciones mantenidas con diversas empresas y agentes del sistema de innovación vasco, parece que en 2017 ha tenido lugar una cierta recuperación del gasto en I+D en esta comunidad, de modo que, aunque con retraso, la recuperación económica ha empezado a llegar al campo de la I+D.