2. Resultados últimos

La Tabla 1 resume la posición de la CAPV con respecto a los indicadores de resultado último, aquellos que miden los objetivos de bienestar de la sociedad. Como es habitual, la CAPV se posiciona de manera muy favorable con respecto al indicador de PIB per cápita (cuyo último valor disponible es del año 2016), mejorando tanto el valor como el ranking con respecto al año anterior.

La CAPV se posiciona de manera muy favorable con respecto al indicador de PIB per cápita

El PIB mide el producto generado en el territorio, pero este producto no siempre redunda en el bienestar de la población por diversas razones: en la generación de ese producto han podido participar factores productivos no residentes (tanto las personas trabajadoras como el capital) que captan parte de la renta generada (por ejemplo, residentes en Cantabria que trabajan en Bizkaia); por razones de solidaridad o de otro tipo pueden impulsarse procesos de transferencia de rentas hacia otros territorios (bien hacia otras CCAA o hacia países en vías de desarrollo); o la Administración y las empresas pueden apropiarse de parte de la renta para reducir su endeudamiento. Por eso, la OCDE y Eurostat consideran que la renta disponible de los hogares per cápita resulta un indicador más apropiado para medir cómo evoluciona el nivel de bienestar de la población. Cuando se tiene en cuenta la renta disponible, la posición de la CAPV es claramente peor, especialmente comparada con las regiones de referencia, y las estadísticas no aportan información para identificar cuál de los factores explicativos antes citados es más determinante. Además, a diferencia de lo sucedido en Alemania, en la UE-28 y en las regiones de referencia, los incrementos del PIB per cápita de la CAPV en los últimos años no han elevado la renta disponible de los hogares per cápita (véase el Gráfico 1). Esto quizá se debe a que 2015 es el último año para el que se dispone de datos sobre la renta disponible y la recuperación económica en la CAPV y España ha tenido lugar más tarde que en el conjunto de la UE.

Tabla 1. Situación de la CAPV con respecto a los indicadores de resultados últimos.
Tabla 1 Situación de la CAPV con respecto a los indicadores de resultados últimos
Fuente: Eurostat y European Social Survey (ESS). Elaboración propia.
Nota: Para la elaboración de los rankings se han considerado 218 regiones europeas, salvo excepción de disponibilidad de datos (*217), la CAPV y el grupo de 30 regiones de referencia y las 19 CCAA. El indicador de tasa de satisfacción con la vida se compara con dos años antes, ya que la ESS se lleva a cabo cada dos años.
Gráfico 1. Evolución de los indicadores de resultados últimos.
Gráfico 1 Evolución de los indicadores de resultados últimos. PIB per cápita (PPA), 2008-2016
Gráfico 1 Evolución de los indicadores de resultados últimos. Renta disponible per cápita (PPA), 2008-2015
Gráfico 1 Evolución de los indicadores de resultados últimos. Desempleo de larga duración (%), 2008-2017
Gráfico 1 Evolución de los indicadores de resultados últimos. Tasa de NINIs (%), 2008-2016
Gráfico 1 Evolución de los indicadores de resultados últimos. Tasa de riesgo de pobreza (%), 2008-2016
leyenda

 

Fuente: Elaboración propia a partir de CNMC, Eurostat, SETSI.

El nivel de desempleo de larga duración es otro indicador en el que la CAPV tiene mucho mejor desempeño que en España y ha tenido una evolución positiva en términos absolutos en los últimos años (con una reducción del 6,5 al 5,5 por ciento de 2016 a 2017). Sin embargo, todavía está mal posicionada en términos relativos con respecto a Europa. Como se ve en el Gráfico 1, esto se debe al fuerte incremento al comienzo de la crisis. Aunque en términos absolutos se ha ido recuperando desde el año 2015, aún se encuentra bastante por encima de la media de la UE-28 y las regiones de referencia y más aún de Alemania.

A pesar de la evolución positiva en los últimos años, la CAPV aún se sitúa en posiciones bajas en los "rankings" en el desempleo de larga duración

Por otro lado, tanto los valores absolutos como relativos de las tasas de NINIs (porcentaje de jóvenes de 15 a 24 años que ni estudian ni trabajan y que se incluye como indicador de resultado último porque es un indicio de desocupación probablemente no deseada de la población joven) y de riesgo de pobreza son muy positivos. El primero, con valores que han ido descendiendo en los últimos años para acercarse a los de Alemania, muestra que los jóvenes siguen formándose en caso de no querer o poder trabajar y el segundo indica que, a pesar de lo mencionado con respecto a la renta disponible, se produce un trasvase de recursos a los estratos más desfavorecidos de la población, que permiten a la CAPV situarse a la cabeza de las regiones europeas en cuanto a menores tasas de pobreza. Esto parece indicar que el ingreso está distribuido de una manera más uniforme y con menos desigualdad, como confirman los indicadores de la Tabla 2, donde se aprecian los mejores valores de la CAPV en cuanto al Coeficiente de Gini (que mide la desigualdad en un escala de 0, total igualdad, a 100, máxima desigualdad), el índice S80/S20 (que mide la relación entre el 20% de personas con renta per cápita equivalente más elevada en la distribución de la renta y el 20% de personas con renta más baja) y el porcentaje de los ingresos totales que recibe el 10% más pobre de la población.

Tabla 2. Indicadores comparados de desigualdad (%). 2015-2016.
Tabla 2 Indicadores comparados de desigualdad (%). 2015-2016
Fuente: Eustat.

La CAPV presenta menores tasas de riesgo de pobreza y de desigualdad que otros territorios, y una mejor percepción de la tasa de satisfacción con la vida

Finalmente, con respecto al nivel de bienestar subjetivo, los valores de la tasa de satisfacción con la vida estimados a través de la European Social Survey, indican que las mejoras que se observan en los indicadores objetivos de resultados últimos también están siendo percibidos como una mejora subjetiva en la calidad de vida. Así, por ejemplo, en el Gráfico 2 se observa que la tasa de satisfacción con la vida está inversamente correlacionada con el nivel de desempleo de larga duración, de manera incluso más acusada en las regiones de referencia que en el conjunto de regiones europeas. En el caso de la CAPV, los niveles de satisfacción se encuentran por encima de lo que correspondería al nivel de desempleo de larga duración.

Gráfico 2. Tasa de desempleo de larga duración (%) frente a Satisfacción con la vida (escala 0-10) (2016).
Gráfico 2 Tasa de desempleo de larga duración (%) frente a Satisfacción con la vida (escala 0-10) (2016)
Fuente: Eurostat y European Social Survey. Elaboración propia.

En general, los resultados finales de la CAPV han mejorado de manera significativa

Se puede concluir, por tanto, que los resultados finales han mejorado de manera significativa. Los indicadores de carácter social apuntan a que se está atendiendo a las necesidades de los estratos más desfavorecidos, con menores tasas de pobreza y desigualdad que en otros territorios y también con una elevada percepción positiva en cuanto a tasas de satisfacción con la vida. Aunque en términos de renta disponible los resultados son peores que en otras regiones, esto es algo que puede haber mejorado en los años más recientes y que merece la pena ser monitorizado por ser una medida más apropiada que el PIB per cápita para medir el bienestar de los hogares. El indicador más problemático es el de desempleo de larga duración, ya que a pesar de la positiva reducción que se ha conseguido en el mismo, la CAPV aún se sitúa en posiciones bajas de los rankings en la comparativa europea y, especialmente, cuando se compara con las regiones de referencia.

  1. Véase al respecto la publicación de la OCDE How’s life? 2017: Measuring Well-being o el anexo estadístico de Eurostat SDG 10 – Reduced inequalities (statistical annex)