4.1.2 Financiación empresarial

El análisis con respecto al comportamiento empresarial sobre I+D se complementa con el análisis de la financiación, para el que no existen indicadores desagregados a nivel regional en Europa, pero sí han podido ser calculados por Orkestra para la CAPV, las regiones de referencia en España y algunos países europeos. Este es un elemento fundamental para la competitividad de las empresas. Por una parte, la falta de acceso a la financiación puede limitar el crecimiento y supervivencia de las empresas. Por otro lado, cada vez más la financiación es una dimensión que se integra en los modelos de negocio de las empresas, como una propuesta de valor para el cliente. Por eso, la estructura de la financiación de las empresas condiciona la capacidad de la empresa para implementar sus estrategias empresariales y la capacidad del territorio para competir.

4.1.2.1 La situación de la empresa vasca frente al contexto español

En la reciente crisis, en la que se contrajo la demanda y se limitó el acceso a la financiación, el excesivo endeudamiento en el que se hallaban algunas de las empresas comprometió su continuidad. El contexto es hoy en día muy diferente. La demanda se ha recuperado y hay disponibilidad de liquidez. Pero, a pesar de la mejora del contexto general y de la disponibilidad de financiación a un coste reducido, las empresas se muestran cautelosas a la hora incrementar su endeudamiento.

Orkestra ha analizado recientemente la evolución y situación económico-financiera de la empresa vasca en el período 2008-2016 y la ha comparado con la española. En dicho análisis se constata que la empresa vasca ha aumentado el peso del patrimonio neto y ha reducido el peso de la deuda financiera. Este proceso, que también se ha dado en el conjunto de España, dota a las empresas de mayor solidez. Los resultados de explotación respecto a la facturación, en cambio, aunque han evolucionado positivamente desde 2013, no han recuperado en el País Vasco los niveles anteriores a la crisis, mientras que en España sí lo han hecho. Finalmente, gracias a la disminución de los niveles de endeudamiento y del coste de este, la empresa vasca aumenta su capacidad de hacer frente a su deuda y a los gastos financieros que soporta. Adicionalmente, la empresa vasca presenta en 2016 un ROA superior al coste del endeudamiento, por lo que, encontrándose en apalancamiento financiero positivo, con políticas de inversión financiadas con endeudamiento podría aumentar la rentabilidad financiera de la empresa.

Asimismo, otro de los análisis realizados en dicho informe comprende la aplicación de un modelo de riesgo de crédito. La aplicación de este modelo permite determinar el nivel de riesgo de crédito, que se visualiza a través de una escala de 11 niveles. Cuanto menor sea su calificación, mayor será el riesgo de crédito asociado y peor su situación financiera; cuanto mayor sea su calificación, tendrá un menor riesgo de crédito y mejor será su situación financiera.

Utilizando como medida de comparación el valor de la calificación promedio en 2016, tanto las empresas del País Vasco como las de España se posicionan con valores medios moderados, con una tendencia de mejora respecto al 2015. La calificación promedio del País Vasco es de 6,87 frente al 6,61 de España, lo que confirma una mejor situación financiera general de las empresas vascas

Como se ve en el Gráfico 8, esta relativamente buena situación promedio de las empresas vascas con la media de España no es tan positiva si se compara únicamente con el resultado de las regiones de referencia que están en España (Aragón, Cantabria, Cataluña y Navarra). De esta forma se ve que la empresa vasca se encuentra en una situación intermedia: mejor posicionada que Aragón y Cantabria, pero algo por debajo de Cataluña y Navarra. Si se analiza la evolución desde 2009 hasta 2016, se observa que la empresa vasca ha mejorado relativamente su situación en comparación con las regiones de referencia en España, ya que al principio del periodo se situaba claramente por debajo de Cataluña y Navarra y tuvo comparativamente una mejor evolución, especialmente en los primeros años de la crisis, desde 2009 a 2012.

Gráfico 8. Evolución de la calificación de riesgo de crédito.
Gráfico 8 Evolución de la calificación de riesgo de crédito
Fuente: Base de datos de SABI-Informa. Elaboración propia.

4.1.2.2 La situación de la empresa vasca frente al contexto europeo

La base de datos del proyecto Bank for the Accounts of Companies Harmonised (BACH) permite conocer la situación y evolución económico-financiera, en los años 2008-2016, de las empresas de seis países de referencia de la UE: Alemania, España, Francia, Italia, Polonia y Portugal. Pese a las diferencias entre BACH (fuente de los datos utilizada para Europa) y SABI (fuente de los datos utilizada para el País Vasco), el grado de homogeneidad es suficiente como para que la comparación proporcione resultados válidos para los indicadores seleccionados (véase la Tabla 6). Pues bien, esta comparación sugiere que en Europa la crisis no fue tan profunda y que su evolución fue estable. También en las empresas europeas aumentó el patrimonio, aunque menos que en las vascas, y se redujo la deuda comercial. El mayor impacto de la crisis en las empresas vascas se reflejó también en su resultado de explotación, aunque el mayor dinamismo del País Vasco desde el 2013 ha permitido que en 2016 este indicador sea similar al europeo. Es previsible que el positivo desempeño que ha mostrado la economía vasca en 2017 consolide esta tendencia.

La evolución de las ratios de rotación del activo es pareja en el País Vasco y Europa. El mayor deterioro de 2008 a 2013 se ha podido recuperar a partir de entonces. Destaca especialmente la menor rentabilidad de los activos financieros de las empresas vascas respecto a las europeas. Por otro lado, la empresa vasca y europeas presentan una capacidad similar para devolver la deuda y cubrir los gastos financieros. Finalmente se observa una reducción en el coste del endeudamiento situándose el País Vasco incluso por debajo de Europa.

Tabla 6. Indicadores de financiación empresarial.
Tabla 6 Indicadores de financiación empresarial
Fuente: Base de datos de SABI-Informa y proyecto Bank for the Accounts of Companies Harmonised (BACH). Elaboración propia.

En las comparaciones a nivel europeo, la empresa vasca tiene mayor capitalización, menor endeudamiento y niveles de apalancamiento financiero positivos

Aun conscientes de que los análisis generales esconden realidades diversas según tamaño empresarial y sector de actividad, en su conjunto, de las comparaciones efectuadas se desprende que la empresa vasca tiene mayor capitalización, menor endeudamiento y niveles de apalancamiento financiero positivos. Asimismo, a partir de 2013 se observa la recuperación de los niveles de resultados de explotación de la empresa vasca en comparación con Europa, no así en comparación con España, y habrá que observar la previsible evolución positiva con datos 2017. La empresa vasca mantiene una mayor cobertura del endeudamiento que la española, y similar a la europea. Las diversas realidades condicionan las posibles estrategias a adoptar por parte de las empresas en el futuro. Por un lado, aquellas empresas que tengan una adecuada situación de capitalización y endeudamiento, y unos niveles de apalancamiento positivos podrían afrontar procesos de crecimiento e inversión que refuercen sus proyectos empresariales y tendentes a incrementar su rentabilidad financiera. Por otro lado, aquellas empresas que presentan una situación de vulnerabilidad financiera debieran prepararse ante una previsible subida de tipos de interés que podría comprometer la situación de algunas de ellas.

  1. Gil de San Vicente, I., Murciego, A., Sisti, E., Vivanco, D. (2018). Informe económico-financiero y riesgo de crédito de la empresa vasca, Cuadernos Orkestra