3.2. Productividad

La productividad ha aumentado en los últimos años en la CAPV y se sitúa muy por encima de la media europea

Los resultados alcanzados en términos de productividad constituyen otro indicador de desempeño intermedio ya que la mejora de la misma es un requisito para ser competitivos. En la Tabla 1 y el Gráfico 3 se pueden apreciar los valores y evolución de la productividad aparente por trabajador medida en paridad de poder adquisitivo hasta el año 2016, último año disponible en Eurostat para las regiones. Ese último año se observó un ligero descenso de la productividad en la CAPV, algo que, como se ve en el gráfico de evolución ocurrió también en el resto de los territorios y, por ello, la CAPV se siguió manteniendo en lo alto de los rankings. Si se comparan los valores de la productividad en términos constantes para contrarrestar los efectos de la inflación y se utilizan los datos de Eustat para incluir también las cifras disponibles para el año 2017, se observa que la productividad en la CAPV aumentó entre los años 2015 y 2016 y también lo hizo en 2017 (véase el Gráfico 4). Se sigue situando muy por encima de la media europea y aún más de la española, aunque en los dos últimos ha sido ligeramente sobrepasada por los valores de la media alemana. Es positivo que, aunque hace unos años los incrementos de productividad eran sobre todo debidos a que la producción se mantenía con recortes en el empleo, en los últimos años ha estado acompañada de incrementos netos en el mismo. Esto se abordará con más profundidad en la sección 4.1.3, donde al analizar la evolución de los costes laborales, muestra la relación de los mismos con la productividad.

Gráfico 4. Productividad aparente por trabajador (miles € constantes 2015), 2008-2017.
Gráfico 4 Productividad aparente por trabajador (miles € constantes 2015), 2008-2017
Fuente: Eurostat y Eustat. Elaboración propia.