¿Quién diría a Odiseo que en el s. XXI podríamos obtener energía del viento y del mar, así como del viento en el mar, más allá de la necesaria para izar las velas? De igual manera que este héroe de la mitología griega se caracterizó en los poemas homéricos por su brillantez, astucia y la versatilidad de su carácter; ingenieros y otros expertos actuales han mostrado esas cualidades logrando poner a nuestro servicio a los mismísimos Eolo y Poseidón.

Sin embargo, esta aventura conjunta comenzó ya tiempo atrás, cuando en el verano de 1991 se instalaron once aerogeneradores de 450 kW en el parque Vindeby en Lolland (Dinamarca). En primavera de 2017, es decir, hace poco más de un año se anunciaba que este primer parque eólico offshore del mundo se jubilaba, convirtiéndose ahora en una oportunidad para aprender sobre el desmantelamiento de este tipo de instalaciones, operación, que en este caso, duró apenas seis meses.

Durante sus más de 25 años de servicio, DONG Energy ha instalado más de 1.000 aerogeneradores offshore en Dinamarca, Alemania y Reino Unido. En paralelo, esta tecnología así como el resto de tecnologías energéticas del mar han sufrido cambios considerables.

En el caso particular de la energía eólica offshore, hace cinco años (con motivo de la I Marine Energy Week, en 2017 tuvo lugar la tercera edición), nada hacía pensar que fuéramos a estar a día de hoy en el punto en que nos encontramos.

¿Pero por qué la energía del mar? Pues porque la energía del mar cumple con las prioridades de la UE en términos de empleo, inversión, energía y clima. Además el desarrollo de esta tecnología puede beneficiarse de los desarrollos de I+D de otras actividades como las redes eléctricas.

En el caso de la costa española en general y de la CAPV en particular, tienen gran arraigo en la sociedad, la cultura y la economía, empresas como navieras y astilleros, fruto de la cercanía al mar, de la pesca y del transporte marítimo. Asimismo, existe un sector industrial desarrollado relacionado con la energía (eólica, fabricantes de equipos eléctricos, etc.) que presenta sinergias con sectores/actividades industriales tradicionales como la construcción naval o la fabricación de cadenas. También ofrece oportunidades de exportación y de desarrollo local y junto con otros países de la UE somos líderes mundiales en este ámbito en la actualidad. ¿Queremos dejar de serlo? Yo diría que no.

Combinando eólica y marina, Ventas cuenta con un aerogenerador offshore de 9,5 MW y Siemens Gamesa ofrece sus aerogeneradores también offshore de 8 MW. Sin embargo, se necesita progresar, con prototipos en mar abierto que sobrevivan los inviernos en alta mar.

Para ello, Bimep cuenta, desde el mes de junio, con el correspondiente permiso del Ministerio de Medio Ambiente, para la instalación de dos prototipos de aerogeneradores flotantes, de manera simultánea, para su prueba e investigación.

Existen además, iniciativas que buscan combinar energía eólica offshore y energía marina, no obstante, no siempre es útil o merece la pena combinar ambos diseños, por el tipo de aguas y la climatología donde se instalan. En todo caso, en aquellas zonas donde resulte interesante, esta combinación permitiría aumentar la producción energética en el mismo espacio, disminuir los costes de O&M, mejorar la calidad de la potencia que se suministra a la red, estabilizando y equilibrando la producción y podría permitir reducir el LCOE.

No obstante, a pesar de los avances, los retos del sector siguen siendo los mismos, búsqueda de financiación, aumento de la fiabilidad de los equipos, reducción de costes y mejora del rendimiento, aunque tampoco se deben olvidar los tecnológicos. El trabajo en red de diferentes empresas, instituciones y administraciones podría jugar un papel fundamental para lograr su pleno desarrollo, que además requiere de un compromiso real público que se materialice en políticas estables.

El próximo año, Bilbao acogerá la feria Wind Europe sobre energía eólica, una cita ineludible para la reflexión sobre el futuro del sector y donde esperamos poder contar con el beneplácito de las deidades del viento y del mar, de manera que constituya un paso más hacia ese futuro de convivencia en simbiosis con ellos.

Global partners

Partners