1. Presentación

Por tercer año consecutivo se presenta el DESI del País Vasco. Este informe, que sigue un formato muy similar al del pasado año, presenta de manera estructurada los resultados obtenidos para el índice final así como para sus niveles intermedios. Mediante estos valores se compara la posición relativa de la Comunidad Autónoma del País Vasco con los del resto de Estados miembros de la Unión Europea. Más allá de los datos actualizados para el año 2019, y como se hizo en el informe anterior, también se muestra la evolución de todos los indicadores a lo largo de los tres últimos años, de forma que sea posible analizar los avances y retrocesos desde el año 2017.

El DESI 2019 mantiene las mismas cinco dimensiones de años pasados: conectividad, capital humano, uso de servicios de Internet, integración de tecnología digital y servicios públicos digitales. La repartición de ponderaciones de cada dimensión con respecto al indicador final tampoco varía (la conectividad cuenta un 25%, el capital humano otro 25%, el uso de servicios de Internet un 15%, la integración de tecnología digital un 20% y los servicios públicos digitales un 15%). Igualmente se conservan las sub-dimensiones, aunque con modificaciones en algunas de sus denominaciones. Los principales cambios se producen a nivel de indicadores, sobre todo con la incorporación de nuevos, en todas las dimensiones. De esta forma, el DESI pasa de 33 a un total de 44 indicadores. Esto implica que, para la comparación intertemporal, ha sido necesario volver a calcular los índices DESI 2017 y DESI 2018, aplicando tales cambios metodológicos.

Cabe destacar una novedad de este informe con respecto a anteriores, y es la inclusión de un segundo indicador digital europeo como es el índice de las Mujeres en Digital (WiD). Se trata de un índice, también elaborado por la Comisión Europea, a través del cual es posible medir y monitorizar la participación de la mujer en la economía y sociedad digitales. Al igual que con el DESI, a partir del índice WiD se obtiene un diagnóstico del desempeño de los países de la Unión Europea que permite su comparación y clasificación. Más allá del resultado que refleja la mayor o menor representatividad de la mujer en el ámbito digital en un determinado momento, el objetivo final de contar con un método de medición robusto y sistemático, como es este índice, persigue tratar de evaluar en qué medida los esfuerzos que se están llevado a cabo logran tener efectos a la hora de reducir la persistente brecha de género que, ya de partida, se sabe que existe, y que debe combatirse con el fomento de una creciente inclusión de la mujer en el ámbito digital.

El índice WiD se compone de trece indicadores que se agrupan en tres dimensiones: uso de Internet, competencias de uso de Internet y competencias especializadas y empleo. A diferencia del DESI, en el índice WiD no existe el nivel intermedio de sub-dimensiones, pero el método de cálculo, con los procesos de normalización y ponderaciones desde el valor absoluto del indicador hasta la obtención del índice final, es análogo. En el caso del índice WiD, el peso de cada dimensión es equivalente (33,33%).

La estructura de los análisis del DESI y del WiD en este informe es la misma, partiendo del resultado final del índice, pasando a continuación a las dimensiones, posteriormente a las sub-dimensiones (o directamente a los indicadores en el caso del WiD) y, por último, a los indicadores (en el caso del DESI). Los resultados a nivel de dimensiones se presentan en gráficos mientras que, para los niveles de sub-dimensiones e indicadores, la información aparece más detallada y sintetizada en forma de tablas.

Un siguiente apartado muestra la comparación evolutiva de estos índices, entre los años 2017 y 2019 para el DESI y entre el 2018 y el 2019 para el WiD. Además, el WiD incluye una comparativa de género a partir del cálculo de diferenciales entre los datos de mujeres y de hombres para la CAPV, España y la media de la UE-28.