3.4. Análisis de resultados

El índice WiD de 2019 arroja un resultado correcto para la CAPV, que se sitúa en octava posición y más de seis puntos por encima de la media de la UE-28.

En el uso de Internet que hacen las mujeres, la CAPV alcanza la octava posición, doce puntos porcentuales por encima de la media de la UE-28. Esta posición está sustentada en unos resultados positivos (más altos que la media) en más de la mitad de sus indicadores, presentando incluso posiciones de cabeza del “ranking” en dos de ellos, relacionados con la formación y la participación en temas cívicos o políticos. En el otro extremo está el uso de banca electrónica o de las redes sociales profesionales.

En relación a las competencias con las que cuentan las mujeres para realizar tal uso de Internet, la posición número 18 de la CAPV es consecuencia de unos resultados mejorables en los niveles más avanzados de competencias digitales básicas, pero sobre todo en los de competencias específicas de “software”. En este último indicador la CAPV se sitúa a la cola del conjunto de países de la UE-28, en clara desventaja. El mejor dato de esta dimensión se encuentra en el indicador que tiene en cuenta un nivel más básico de competencias digitales, donde ocupa la novena posición.

Por último, los resultados son algo más favorables en cuanto a las competencias especializadas y el empleo, donde la CAPV ocupa la séptima posición, con resultados más altos que los de la media de la UE-28. El grado de mujeres especialistas en TIC en el mercado laboral es correcto, pero sobre todo cabe señalar la primera posición del indicador que mide el nivel de mujeres graduadas en el ámbito STEM. Por su parte, la brecha salarial entre hombres y mujeres presenta una posición más atrasada.