Gonzalo Rodriguez Zubieta, Asociación Civil Magis para la Investigación y Promoción del Desarrollo Humano y la Justicia.

Las empresas y los gobiernos han comenzado a aceptar que vivimos en un mundo complejo, y que la capacidad de permanecer y ser competitivas en el caso de las empresas y de mantener la gobernabilidad y la paz social, para los gobiernos, no dependerá sólo de los temas comerciales específicos de los que se ocupaban tradicionalmente, ni de programas sociales de tipo asistencialista. El escenario socio-económico actual demanda de soluciones creativas sustentadas en un trabajo colaborativo genuino y con una visión compartida de generar mejores condiciones de vida y prosperidad para la sociedad en su conjunto. Los conceptos de creación de valor compartido e innovación social son planteados como elementos que pueden ser claves para alcanzar un desarrollo económico con equilibrio y con una alta dosis de revalorar y dimensionar los beneficios de la actividad económica y la generación y aplicación de conocimiento en beneficio del ser humano y del mundo que habita.

Conectando con un post anterior de esta serie que abordaba la relación entre competitividad territorial, la empresa y el bienestar, en este queremos compartir el caso de Creación de una Cadena de Valor Compartido (CVC) generado en Salta, al norte de Argentina por la Asociación Civil Magis para la Investigación y Promoción del Desarrollo Humano y la Justicia. El proyecto contó con la financiación del Ministerio de Producción de la Nación Argentina y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). La CVC se generó entre una gran empresa (Cerámica Alberdi), y una empresa social cooperativa de construcción.

El Objetivo General de la CVC es la generación de nuevas oportunidades de impacto y de transformación social que se integran en los modelos de negocios de las Unidades Productivas de la Economía Social y Popular (UPES) y la gran empresa (sector privado) en la solución de problemas sociales a través de un modelo empresarial. La CVC tiene como punto de partida que la ganancia y el lucro NO son el objetivo final de un negocio. La CVC plantea la innovación del modelo de negocios con el objetivo de resolver problemas sociales. Es decir, rediseña el modelo para aumentar el valor económico y social simultáneamente.

La CVC parte de tres presupuestos: (i) los déficits sociales e impactos ambientales generan costos económicos para las empresas; (ii) las carencias y debilidades en las comunidades afectan los niveles de productividad de las compañías y (iii) las necesidades sociales representan las oportunidades peor atendidas en los mercados.

Magis tuvo que trabajar con firmeza e intensidad para lograr facilitar puentes que comuniquen dos mundos que parecían a primera vista, antagónicos…fue un trabajo arduo, y al mismo tiempo clave y que puso en tensión nuestra metodología de trabajo de investigación acción 

Para la ejecución del proceso de construcción de una CVC en la Ciudad de Salta se seleccionó, como UPES a la cooperativa de construcción local “Mirando al Futuro Limitada”.  En el caso de la elección de la gran empresa, el desafío fue más complejo debido a que muy pocas empresas cumplen con los requisitos y criterios necesarios. La seleccionada resultó Cerámica Alberdi S.A. Fundada en 1907 en la ciudad de Rosario, Provincia de Santa Fe, Cerámica Alberdi es líder en el mercado argentino de pisos y revestimientos. Su capital accionario es 100% nacional. La producción se realiza con la más alta tecnología y elevados estándares de calidad, atendiendo a las nuevas tendencias del mercado. Posee una fuerte identificación con las comunidades donde actúa y trabaja permanentemente para mejorar su desempeño ambiental, social y económico.

Magis tuvo que trabajar con firmeza e intensidad para lograr facilitar puentes que comuniquen dos mundos que parecían a primera vista, antagónicos. Generar confianza en ambos, generar espacios de mutua empatía y entendimiento, y, sobre todo, lógicas de sinergia y colaboración para la cocreacion de valor. Fue un trabajo arduo, y al mismo tiempo clave y que puso en tensión nuestra metodología de trabajo de investigación acción.

Como resultado del proceso se desarrolló una metodología que consta de siete fases que permiten dar seguimiento al desarrollo del vínculo a construir entre el actor de la economía social UPEs y la gran empresa.

  1. Diagnóstico. El actor ejecutor, en el presente caso Magis, investiga, detecta y mapea recursos estadísticos relacionados a las necesidades más urgentes del territorio en el cual interviene.
  2. Mapeo. Búsqueda e identificación de actores empresariales, UPES y grandes empresas, utilizando criterios sectoriales basados en la necesidad detectada y recursos necesarios.
  3. Detección: Preselección de actores empresariales
  4. Ideación: Formulación de Idea Proyecto como alternativa de solución a la necesidad detectada
  5. Articulación estratégica: Se articula la relación entre la empresa y la UPES, se busca actores que faciliten la ejecución del proyecto y aporten recursos necesarios para el mismo
  6. Modelación y validación: Se realizan los alineamientos estratégicos entre los actores UPES y gran empresa y se construyen consenso para la ejecución operativa, se realiza a través de taller de nivelación técnica del proyecto y validación con integrantes de la UPES. Se identifican KPI.
  7. Implementación operativa: desarrollo de la infraestructura necesaria, los recursos humanos de la cadena, la tecnología (maquinaria o metodología a utilizar), logística de la cadena, operaciones procesos y protocolos técnicos, legales, contables financieros, de higiene y seguridad laboral, de financiamiento, de comercialización, de i+d+ innovación, de riesgos, de prototipado y de preserie y de salida al mercado.

Podemos decir que esta metodología posee todas las condiciones y potencialidades para su replicabilidad, en las llamadas políticas públicas de tercera generación, en donde el Estado no es ni un mero facilitador, ni el protagonista: es el "articulador" , con un objetivo claro, (desarrollo local endógeno en clave de lucha contra la pobreza) de los recursos (de todo tipo), en un territorio dado. Tal es el rol desempeñado por Ministerio de Producción de la Nación Argentina en el caso compartido en este post.

Seguir mejorando la metodología con la construcción de más casos en el medio de una de las peores crisis económicas que le toca vivir a nuestro país, en un contexto de pérdida de cohesión social en Latinoamérica, se nos presenta no ya solo como una oportunidad, sino como una necesidad urgente para que las empresas planteen alternativas al desafío de la superación de la desigualdad económica en nuestro continente.

Post relacionados:

La universidad como facilitadora de la competitividad al servicio del bienestar inclusivo y sostenible

¿Qué entendemos por bienestar inclusivo y sostenible? 

 La dimensión relacional de las personas es un factor determinante en la búsqueda de una competitividad al servicio del bienestar inclusivo y sostenible

La competitividad territorial, la empresa, y el bienestar

El papel del gobierno ante los retos sociales y el bienestar inclusivo y sostenible: una visión desde la competitividad