2.4. Análisis de resultados

En conectividad, Euskadi mantiene una destacada cuarta posición, con un diferencial de apenas 4 puntos con el best-performer, sustentada en unos resultados positivos en todas sus sub-dimensiones e indicadores, con la salvedad de la asequibilidad económica de acceso a servicios de conectividad. Estos buenos resultados incluyen los relativos a las redes de banda ancha ultra-rápida.

En capital humano, la séptima posición del País Vasco es fruto de unos resultados mejorables en habilidades básicas, mientras que en habilidades avanzadas se sitúa en una preminente segunda posición. Ahora bien, esta segunda posición representa un sonoro contraste entre el notable nivel de personas graduadas en el ámbito científico-tecnológico (STEM) y el pobre grado de especialistas TIC en el mercado laboral. Todo ello se traduce en un diferencial de 12 puntos con el país con mejores resultados en capital humano.

Por otro lado, el País Vasco obtiene unos resultados muy limitados en el uso de servicios de Internet en el hogar, en posiciones bajas en relación a la media europea. A esto contribuyen unos ratios pobres en el empleo de servicios de comunicación y en acceso a contenidos, y algo menos en transacciones económicas a través de Internet.

La integración de la tecnología digital en las empresas vascas es notable, aunque existe un diferencial de 10 puntos con los países líderes. Esta posición relativamente positiva contiene, sin embargo, un comportamiento desigual. Así, por una parte, las empresas vascas son líderes en digitalización empresarial, esto es, en la incorporación de tecnología en el negocio. En cambio, el uso de la tecnología en el comercio electrónico de las Pymes presenta unos niveles muy bajos en distintos mercados y en su contribución a su facturación total.

La digitalización de los servicios públicos en el País Vasco permite a las Administraciones Públicas vascas alcanzar una duodécima posición, ligeramente por encima de la media europea, a 18 puntos del país más digitalizado. Así, mientras el desarrollo del gobierno electrónico tiene una posición relativa media (logra niveles medios en casi todos los indicadores, pese a una oferta de servicios públicos digitales para las empresas muy limitada), en salud electrónica las Administraciones Públicas vascas ocupan una notable sexta posición.