22 de marzo de 2019 

“Los gobiernos regionales son esenciales a la hora de definir una estrategia de especialización inteligente para el territorio” señala Kevin Morgan, padre de la estrategia RIS3 en Europa. Esto es algo que el equipo investigador de Orkestra tiene claro, desde que en 2012 empezara a trabajar en la definición de esta estrategia con el Gobierno Vasco. Pero ¿es sólo una labor de los gobiernos regionales?, ¿no deberíamos incluir a las provincias, comarcas o ciudades en este cometido? .

miren larrea

Miren Larrea, investigadora de Orkestra lo tiene claro: “El País Vasco es un territorio con una densidad institucional relevante en los niveles regional, provincial, comarcal y local. Para que una estrategia de especialización inteligente resulte, es necesario desarrollar un sistema de gobernanza multinivel que permita que todos los agentes puedan avanzar a través de la construcción de una visión compartida.

En ello trabaja Orkestra. Además de facilitar proyectos de gobernanza multinivel como El Laboratorio de Desarrollo Territorial de Etorkizuna Eraikiz, Bizkaia Orekan, Enraizando Áraba o Bilbao Next Lab. Desde 2018 trabaja, junto con el gobierno vasco en la construcción de una gobernanza con los distintos agentes del territorio que garantice un correcto desarrollo e implementación de esta. Hemos hablado con ella para entender cuáles son las claves para que este proceso se esté convirtiendo en un caso de estudio a nivel internacional.

La región, las provincias, las comarcas, las ciudades… Desarrollar una estrategia RIS3 considerando a todos estos agentes resulta bastante complejo a simple vista, ¿cómo se pueden articular estas relaciones en Euskadi?

El primer paso que se debe de dar a la hora de articular una estrategia de este calado con tantos agentes es el reconocimiento. Hay que reconocer que este tipo de estrategia no sólo es de carácter centrífugo, es decir, que se genera en un único centro y se expande hacia los demás actores, sino que también centrípeto. Es decir, que el Ayuntamiento de Bilbao, por ejemplo, también pueda definir su estrategia RIS3 e influir en el desarrollo de la de Euskadi. Debatir un modelo de estas características requiere un grado alto de sofisticación de la estrategia y este es un paso que el Gobierno Vasco ya ha dado. A partir de ahí, es preciso trabajar en los mecanismos de coordinación que permitan que el proceso continúe adelante.

"En lugar de ir hacia una homogeneización de la estrategia deberíamos de trabajar en la conexión de este tipo de experiencias"

¿Cómo trabajamos estos mecanismos de coordinación?

Las negociaciones no siempre se dibujan con un único patrón, son muy complejas y es probable por ejemplo que lo que pueda funcionar en Gipuzkoa, no sea válido para Bizkaia o Araba. La eficiencia proviene del entendimiento de este tipo de asimetrías, diferencias que muchas veces son el resultado de una negociación más contextual. Cada uno de los territorios tiene sus peculiaridades y por tanto es necesario trabajar un modelo de gobernanza en función de cada una de estas condiciones. Partiendo de esta premisa en lugar de ir hacia una homogeneización de la estrategia deberíamos de trabajar en la conexión de este tipo de experiencias.

Trabajar en la conexión de este tipo de experiencias suena muy bien, pero Kevin Morgan habla de la construcción de una visión compartida a la hora de desarrollar estrategias de especialización inteligente. ¿Cómo conseguimos esto si cada territorio, cada realidad y cada modelo es distinto?

Desde el momento en que entran distintos actores hay diferentes intereses y las interpretaciones también serán diferentes. Esto aporta cierta complejidad al proceso, es cierto, tanto en lo que respecta al problema, como a las soluciones que se plantean. Existen objetivos comunes para todos, pero a la hora de trabajarlos, definir los roles y los tipos de liderazgos habrá siempre visiones distintas. Para nosotros la visión compartida no se centra en que todos pensemos igual, sino que tengamos una visión común de esas diferencias, es decir, entender cada una de las posturas y posiciones y dialogar, siendo conscientes de que sólo así podremos conseguir un espacio de trabajo común. Esto en inglés se denomina agreement enough to act, es decir, acuerdo suficiente como para pasar a la acción. Es así como desarrollamos nuestro trabajo en este ámbito.

¿Tenemos ese agreement enough to act en Euskadi?

Euskadi es un territorio con una gran densidad institucional. Por un lado, está el Gobierno Vasco con una política industrial reconocida y potente. Por otro, las diputaciones con competencias en hacienda y políticas de innovación. Tenemos las agencias de desarrollo comarcales con su conexión con el territorio y los ayuntamientos. Con todos estos niveles de gobernanza si cada uno fuera por su cuenta con sus propios intereses y planes el resultado sería un caos. Por el contrario, trabajando la gobernanza multinivel con todos estos agentes, lo que conseguimos es que esta densidad institucional se convierta en una fortaleza.

Y en medio de este cometido con tantos agentes y visiones esta Orkestra. ¿Cuál es el papel de la academia en este proceso?

Nosotros somos facilitadores del proceso a través de la investigación. Nuestra labor es la de combinar las capacidades y los conocimientos de los actores participantes aportando también nuestro conocimiento académico. Esto es algo que contribuye a conceptualizar, es decir, poner nombre a las cosas, y a través de su conceptualización, crear ese diálogo entre agentes de cara a construir la estrategia más apropiada. En la construcción de una estrategia hay visiones emergentes y nosotros trabajamos en esa visión emergente. No tenemos una metodología lineal, sino que tenemos una base metodológica para poder ir construyendo esa estrategia emergente.

Una base metodológica centrada en la investigación-acción. ¿Por qué esta y no otra metodología?

"La investigación-acción empodera a la gente y esto hace que el poder esté más distribuido lo que resulta en una toma de decisiones más compartida"

La investigación-acción es por definición un proceso participativo y dialógico. La nueva gobernanza participativa es también dialógica por naturaleza. Esta metodología permite abrir un diálogo y construir liderazgo compartido. La investigación-acción empodera a la gente y esto hace que el poder esté más distribuido lo que resulta en una toma de decisiones más compartida.

Llevamos ya diez años trabajando esta gobernanza multinivel. ¿Qué valoración hacemos del trabajo realizado durante este tiempo?

Hemos dado pasos muy interesantes y personalmente estoy bastante satisfecha con nuestros logros. No obstante, la reciprocidad y el reconocimiento entre las partes implicadas es algo que debemos de continuar construyendo. Se trata de un proceso que precisa de plazos que van más allá de las legislaturas. Proteger este tipo de proyectos de los ciclos políticos es esencial para garantizar su correcto desarrollo.

METODOLOGÍA INVESTIGACIÓN ACCIÓN. MIREN LARREA

 

Tiene la praxis en su base, lo que quiere decir que posibilita una relación concreta entre la teoría y la práctica. Nosotros provenimos de la universidad, de la academia, con lo que partimos de una teoría, unos conceptos teóricos.

Esta metodología nos permite llevar nuestros conceptos a la práctica, a probarlos, a reforzar lo que funciona y descartar lo que no funciona. Testamos, por tanto, nuestros conocimientos en la práctica.

Esto además nos permite mantener un diálogo abierto con los actores, lo que nos permite a su vez contribuir a nuestro marco teórico.

Normalmente, cuando se realiza una investigación académica existen barreras muy grandes a la hora de llevarlo a la práctica, algo que no ocurre con la investigación-acción porque la investigación se gesta en la propia práctica. Esta metodología te permite construir la estrategia en el camino, modificar el trayecto cuando hay cosas que no funcionan rompiendo así con la linealidad que plantean otras metodologías con las que he trabajado con anterioridad.