22 de noviembre de 2019

Basque cluster 2019

La llegada de las nuevas tecnologías y la lucha contra el cambio climático son dos tendencias globales que nos afectan a todos. “Abordar la transición tecnológica y energética son unos de los grandes objetivos de Euskadi”, ha señalado Javier Zarraonaindia, viceconsejero de Industria del Gobierno Vasco, quien ha inaugurado el encuentro anual de los clústeres. En este punto ha incidido además que “Euskadi no es un país low cost” y que es preciso “competir en aportar valor añadido”. La colaboración, “ha señalado, será clave para poder trabajar en estos y otros retos en los próximos años”.

La cooperación inter-clúster ha sido uno de los temas principales también de la ponencia “La tecnología que viene, retos y necesidad de colaboración” impartida por de James Wilson, investigador de Orkestra y Joseba Laka, de Tecnalia, en el contexto del Basque Cluster Day 2019. Una jornada organizada por SPRI-Gobierno Vasco y Orkestra, que se ha celebrado hoy en el Parque Científico y Tecnológico de Bizkaia en Zamudio.

La tecnología está reconfigurando los modelos de negocio de los clústeres.

Durante su presentación han hablado de las modificaciones que han sufrido las organizaciones dinamizadoras de clústeres en el tiempo. Ambos han señalado cómo han ido cooperando y reorganizándose en función de la naturaleza de actividad de cada una, de su propio modus operandi y de las necesidades o retos del momento.

Joseba Laka ha señalado que "la tecnología es un catalizador" que fomenta la cooperación y aporta nuevas oportunidades que en algunos casos se convierten en nuevas empresas; que hace que los clústeres cambien su propio enfoque y evolucionen; que modifican la geografía de los propios clústeres por el uso de tecnologías 4.0; que a su vez estrechan las relaciones inter-clúster gracias a una interconexión más estrecha. En definitiva, y tal y como ha apuntado James Wilson "la tecnología está provocando una reconfiguración de los clústeres a través de nuevas cadenas de valor y modelos de negocio".

En línea con este argumento, Wilson ha señalado que “los clústeres de servicios aumentarán su peso en el futuro” y ha hecho hincapié en la oportunidad que supone integrar servicios en la propia industria para poder competir. Aquí ha apuntado que tendencias en los modelos de negocio como la servitización, son aspectos que se deben de empezar a considerar desde los propios clústeres, puesto que “la tecnología permitirá que se pueda servitizar a través de los clústeres”.

Asimismo, Wilson ha hecho referencia a la relevancia de las dinámicas de cooperación en los clústeres con respecto a "los avances necesarios para poder transitar hacia un modelo de sociedad sostenible". Ha añadido además que los clústeres, están bien posicionados "para poder aportar y ayudar en la búsqueda de respuestas a retos, como el del cambio climático, que precisan de soluciones multidimensionales desde la perspectiva económica, tecnológica y social. En este sentido ha destacado, los Objetivos de Desarrollo Sostenible como marco para poder trabajar políticas clúster orientadas a contribuir a estos objetivos.