14 de noviembre de 2019

evento modelos transicion energetica orkestra

El auditorio del Museo Guggenheim ha acogido la celebración de una jornada sobre Transición Energética organizada por el Ente Vasco de la Energía y Orkestra-Instituto Vasco de Competitividad, que ha contado con la participación de expertos de países referenciales de Europa en materia de Transición como son Noruega, Alemania, Francia y Reino Unido. Más de 300 asistentes al evento han completado el 100% del aforo disponible.

La jornada ha sido inaugurada por el director del Ente Vasco de la Energía, Iñigo Ansola Kareaga, que ha abierto el debate con la pregunta sobre la que han pivotado todas las reflexiones de la jornada, ¿Existe un modelo de Transición Energética para Europa? En su intervención ha apuntado el hecho de que sí existen objetivos comunes para todos los países en materia de sostenibilidad energética establecidos desde instancias europeas pero, sin embargo, “cada país necesita plantear una estrategia única e intransferible para alcanzarlos ya que cada cual parte de una realidad y coyuntura energética con características demográficas, territoriales, económicas y políticas propias”. Asimismo, ha apuntado que en lo que a la Transición Energética de Euskadi se refiere, no se espera una evolución disruptiva sino paulatina del sistema energético, de forma que el tejido productivo pueda adaptarse y mantener las cotas de generación de riqueza, conocimiento y empleo. Para ello, la hoja de ruta es la Estrategia Energética de Euskadi, un documento con la vista puesta en el largo plazo, y unos ambiciosos objetivos en eficiencia energética y renovables.

Expertos en la Transición Energética de Noruega, Alemania, Francia y Reino Unido presentado los aspectos principales de sus respectivas políticas energéticas.

La ponencia principal de la jornada ha estado a cargo de Eirik Waernes, vicepresidente senior y economista jefe de la energética noruega Equinor, que ha hecho un análisis pormenorizado de la situación energética de su país y los retos a los que debe hacer frente en su Transición Energética. Noruega es un país con una alta penetración eléctrica, cercana al 50% respecto a la media del 20% global, debida en gran medida a una potente producción renovable hídrica. Sin embargo, se da la paradoja de que mientras cuenta con un sistema energético con una importante base renovable, también se trata de un líder productor y exportador de productos petrolíferos y de gas natural, con importantes reservas y recursos aún por descubrir.

Seguidamente, la mesa de debate moderada por Jorge Fernández, investigador y coordinador del área de energía de Orkestra-Instituto Vasco de Competitividad que ha impulsado investigaciones sobre la Transición en estos tres países, ha estado compuesta por representantes institucionales de la Embajadas de Alemania, Francia y Reino Unido, que han dado una visión singular de la situación de cada uno de estos países y las Estrategias elegidas por cada unos de ellos para cumplir con los objetivos de descarbonización.

Según Steffen Koch, consejero de Asuntos Económicos de la Embajada de Alemania, este país puso en marcha su transición -conocida como Energiewende- con el objetivo de reducir el conjunto de emisiones en hasta un 95% en 2050. Además, decretó el cierre progresivo de sus centrales nucleares que deberá completarse en 2022 y las centrales de carbón para 2038. Su estrategia se centra en la reconversión de sus sistema eléctrico y el despliegue de energías renovables, sufragado mediante un recargo en la factura.

El objetivo de descarbonización del sistema energético es común, pero las estrategias desarrolladas para lograrlo son propias de cada país, debido a la diversidad de coyunturas existentes en cada entorno.

El representante de Francia, Yasser Absoulhoussen, consejero de Desarrollo Sostenible e Industria de la Embajada de Francia, ha destacado la capacidad que ha tenido su país para transformar el sistema energético y lograr un mix de generación con precios reducidos, que además de bajas emisiones, ha permitido que su tejido industrial y empresarial sea muy competitivo. Su estrategia de transición se basa en una base nuclear del 44% del mix energético, el fomento de los sectores de la eficiencia energética, las energías renovables y de la economía circular como vectores de especialización y creación de empleo, pero manteniendo los niveles de competitividad y precio ajustado de la energía.

El caso del Reino Unido ha sido expuesto por Keiran Bowtell, agregado de Cambio Climático de la Embajada, quien ha destacado la trayectoria del Reino Unido para mantener en el tiempo políticas energéticas estables con los sucesivos gobiernos, lo que le ha permitido disponer de un marco normativo estable. Gracias a ello ha transformado sus sistema eléctrico con tecnologías de bajas emisiones y ha logrado reducir notablemente sus emisiones por cada punto de PIB producido. De hecho, ha aprovechado con éxito la industria baja en carbono como fuente de crecimiento económico.

Euskadi basa su transición energética en un cambio paulatino del sistema energético a través de los objetivos establecidos en la Estrategia Energética de Euskadi con una fuerte apuesta por las renovables, la eficiencia y el gas natural como energía de acompañamiento.

En cuanto a Euskadi, la transformación del sistema energético tiene una visión a largo plazo con el fin de eliminar fuentes de origen fósil, utilizando el gas natural como combustible de transición en un proceso paulatino hacia una participación cada vez mayor de las energías renovables que permita una progresiva descarbonización.

La eficiencia energética es el pilar fundamental de esta estrategia, y se concreta en:

  • La reducción de la demanda energética en Euskadi en un 25% en el periodo 2016-2030, adicional a los ahorros energéticos ya alcanzados hasta la fecha.
  • Potenciar el uso de las energías renovables un 126% para alcanzar en el año 2030 los 966.000 tep (toneladas equivalentes de petróleo), lo que supone una cuota de renovables del 21% (aunque ya se trabaja para que llegue hasta el 32%).
  • Aumentar la participación de la cogeneración y las renovables para la generación eléctrica, de forma que pasen del 20% en el año 2015 al 40% en el 2030.

Publicaciones

Sobre transición energética en Alemania:

Sobre transición energética en Francia:

Etiquetas: Lab de energía