A finales del año pasado, el proyecto Interreg Cohes3ion llegó a su fin, tras casi cuatro años explorando con ocho regions europeas, cómo integrar la dimensión multinivel en las Estrategias de Especialización Inteligente (RIS3). Ya se comentó en un post de este blog, que la gobernanza multinivel es una característica esencial de cualquier enfoque estratégico para la innovación, debido a las interacciones existentes entre las decisiones tomadas y las acciones emprendidas por los actores de las diferentes escalas territoriales. Además, en este momento en que la experimentación local toma especialmente relevancia en el proceso de búsqueda de soluciones a los grandes retos de la sociedad (como la transición ecológica), una articulación multinivel más eficaz de la política de innovación puede desempeñar un papel clave en la aceleración y optimización de estos procesos.

En el evento final de Cohes3ion, celebrado en Bilbao el 15 de diciembre de 2022, Miren Larrea ofreció una conferencia magistral en la que reflexionó sobre las lecciones aprendidas en torno a la gobernanza multinivel y la cohesión territorial. Destacó la urgencia de trabajar en la gobernanza multinivel en el contexto de la crisis climática, y la correspondiente necesidad de hacerlo en la práctica, no sólo en el discurso. También señaló que la gobernanza multinivel debería: (i) adoptar una perspectiva sistémica que conecte diferentes niveles, actores y políticas; (ii) ser a la vez más rápida y más sensible a las necesidades de la ciudadanía, superando el aparente dilema entre eficiencia y democratización; y (iii) adoptar una visión a largo plazo, y de forma que el proceso esté abierto a formas de gobernanza emergentes e híbridas.

El propio proyecto ha experimentado cómo mejorar la práctica de la gobernanza multinivel dentro de estrategias de innovación que suelen diseñarse a un solo nivel territorial (normalmente el regional, a veces el nacional). En el evento de clausura, representantes de las ocho regiones, compartieron algunos de sus aprendizajes basados en la experiencia de poner en práctica planes de acción regionales para mejorar aspectos específicos de la gobernanza multinivel en el contexto de su RIS3. A continuación, destacamos tres cuestiones clave compartidas por todas las regiones para hacer que la gobernanza multinivel funcione en la práctica:

1. Sensibilización sobre el significado de RIS3: Al inicio del proyecto, varias regiones socias subrayaron la necesidad de concienciar sobre la RIS3 a un abanico más amplio de agentes territoriales, dado que muchos no están familiarizados con estas estrategias. Aunque a primera vista podría parecer no ser una cuestión tan relevante, el debate al final del proyecto puso de relieve que para varias regiones, como Ruhr en Alemania o Estocolmo en Suecia, ha resultado ser un paso clave para empezar a integrar una perspectiva territorial en la RIS3. Los intentos de aumentar la conciencia de actores, tanto locales como regionales, en torno al concepto S3, han dado lugar a debates sobre los puntos fuertes y débiles de los territorios y sobre cómo trabajarlos desde distintas perspectivas en el futuro.

2. Construir una base empírica: El proceso de experimentación de la gobernanza multinivel de varias regiones ha puesto de manifiesto la importancia de contar con evidencias sofisticadas relacionadas con la S3, sobre todo, datos y evidencias de las fortalezas económicas específicos y capacidades presentes en los distintos niveles territoriales. En el caso de Irlanda del Sur, por ejemplo, la adopción de un enfoque basado en evidencias fue clave para facilitar el diálogo entre los agentes regionales y el gobierno nacional, con el fin de garantizar que la estrategia nacional contenga una dimensión regional significativa. Mientras tanto, en Bizkaia, el desarrollo de un observatorio subregional con datos desglosados a nivel local, ha permitido el desarrollo de una sofisticada inteligencia estratégica multinivel que está facilitando la conexión entre los diferentes niveles territoriales de las estrategias de innovación. En otras regiones también se ha demostrado que la evidencia es clave para desarrollar un seguimiento y una evaluación creíble y compartida de la S3.

3. Construir y trabajar las relaciones: Un elemento quizás más evidente, pero no por ello menos crítico, con el que coinciden todas las regiones, es la necesidad de trabajar las relaciones institucionales (incluso las personales de hecho). El establecimiento de espacios de diálogo apropiados que sirvan de puente entre actores de distintos niveles territoriales es fundamental para integrar una perspectiva multinivel en la S3. En algunas de las regiones socias, ha habido que establecer relaciones que no existían, mientras que, en otras, se ha trabajado para fortalecer las relaciones ya existentes. Esto incluye relaciones con los gobiernos nacionales, para generar conciencia de la relevancia de incluir una dimensión regional en sus estrategias de innovación, relaciones entre los diferentes actores para generar una visión común en torno a la estrategia, y relaciones con los actores locales para facilitar su participación en los grupos de trabajo de las estrategias a nivel regional.

 En general, este proceso de aprendizaje interregional nos ha enseñado que los gobiernos subregionales tienen un rol estratégico que desempeñar, tanto en la territorialización de las estrategias de innovación desarrolladas a escala regional y/o nacional en contextos locales específicos como para configurar dichas estrategias de abajo arriba. Nos ha hecho reflexionar sobre la relevancia de lo que podría denominarse la "metagobernanza" de las estrategias regionales de innovación, es decir, el desarrollo de múltiples acciones que se alejen del “ordeno y mando” para articular procesos de gobernanza más colaborativos a través de los distintos niveles territoriales. Estos aprendizajes son especialmente pertinentes para abordar la próxima generación de estrategias de innovación transformadoras, las cuales cada vez se reconocen más dependientes de un enfoque multinivel plenamente basado en las acciones y en la experimentación de los agentes locales, que son quienes más cerca están de los impactos cotidianos y de las soluciones para los retos sociales más urgentes.


ainhoa arrona

Ainhoa Arrona

Ainhoa Arrona es investigadora en Orkestra – Instituto Vasco de Competitividad. Doctora en ciencias sociales por la Universidad de Deusto, es Licenciada en Humanidades y Empresa (Universidad de Deusto) y Master en Sostenibilidad y Responsabilidad Social Corporativa (UJI-UNED).

Ver perfil completo


james wilson

James Wilson

James Wilson es director de investigación de Orkestra-Instituto Vasco de Competitividad y profesor de la Deusto Business School.

Su principal área de investigación es el análisis de la competitividad regional, de procesos de desarrollo socio-económicoy de las políticas públicas.

Ver perfil completo