“Las personas que viven en el umbral de la pobreza son como nosotros en casi todo. Tenemos los mismos deseos y debilidades; los pobres no son menos racionales que nadie -más bien ocurre al revés-. Precisamente por tener tan poco, con frecuencia encontramos que son mucho más cuidadosos en sus decisiones: tienen que actuar como sofisticados economistas simplemente para sobrevivir”.
Banerjee & Duflo - Repensar en la pobreza

Año 2019, Esther Duflo, Abhijit V. Banerjee y Michael Kremer reciben el Premio Nobel de Economía por su nuevo enfoque experimental para aliviar la pobreza global.

Esther Duflo, con 46 años, se convierte en la persona más joven en conseguir un Nobel de Economía. A eso se le suma el mérito de ser la segunda mujer galardonada con este premio (la primera fue Elinor Ostrom-2009). Tratándose de una ciencia social, no debería ser algo notorio que una mujer ganara un Premio Nobel pero, desafortunadamente, lo es. Actualmente, sólo dos mujeres de 88 personas galardonadas lo han conseguido (un 2,3%). Esto no significa que no tuviéramos economistas destacadas, las tuvimos, por ejemplo, Joan Robinson y las tenemos ahora: labrando, abriéndose camino y esperemos que bien pronto recogiendo su merecida cosecha.

Pero no nos desviemos más, hablemos del trabajo de Esther Duflo:

Esther desde muy pequeña estuvo interesada en los problemas sociales. Su gran aportación fue el nuevo enfoque en cómo intentar averiguar qué políticas públicas sirven para poder escapar de según qué problemas (desmenuzando grandes retos en piezas más sencillas) y saber qué palancas debemos impulsar (la clave está saber dónde se debe gastar el dinero, no cuánto), pero siempre teniendo conocimiento y viendo el resultado de las consecuencias de ello.

Para avanzar debemos dejar atrás el hábito de reducir a las personas que viven en la pobreza a personajes de tira cómica y dedicar un tiempo a entender de verdad sus vidas, en toda su complejidad y riqueza.”

En el libro, "Repensar la pobreza: un giro radical en la lucha contra la desigualdad global",  entre muchas otras cosas nos intenta hacer entender que las personas inmersas en la pobreza toman decisiones racionales en un mundo “irracional” y que para salir de esa situación es necesario un empujón mediante políticas sociales pero siempre aplicando el rigor científico como se hace en otros campos. Un símil que da es que deberíamos tratar las políticas sociales como si fueran la administración de medicamentos y que si lo hacemos y no intentamos tener el conocimiento de si actúan bien (o no), “no somos mejores que los médicos medievales y sus sanguijuelas”.

Podemos caer en la tentación de pensar que todo esto está muy bien pero que nuestro mundo desarrollado ha avanzado mucho y que estamos lejos de este tipo de pobreza y de las desigualdades de género que se dan en ella. Nada más alejado de la realidad, Esther también se ha pronunciado sobre la desigualdad de género y el desarrollo económico, en Women Emporwement and Economic Development (2012) y nos explica que muchas veces es usado el argumento de que el alto grado de correlación de empoderamiento de la mujer y el desarrollo económico puede garantizar la igualdad entre géneros pero , “¿significa que esta relación tan estrecha entre el Empoderamiento y el Desarrollo Económico comporte que empujar sólo una de estas dos palancas podría poner en marcha un círculo virtuoso?

Esther argumenta la siguiente respuesta: “Las interrelaciones son probablemente demasiado débiles para ser autosuficientes, y puede ser necesario un continuo compromiso político por la igualdad por su propio bien para provocar la igualdad entre mujeres y hombres”

¿Y todo esto tiene alguna relación con nuestro mundo y el Día Internacional de la Mujer? Pues en mi opinión, mucha.

La Agenda 2030 detalla 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y una de las metas, la 1.2., es la reducción de la tasa AROPE (Riesgo de Pobreza y Exclusión), en España el objetivo establecido es de 11,05%.

El País Vasco (año 2020) es una de las comunidades autónomas mejor situadas según el 11º Informe de AROPE con un 13,9%, sólo presentaba mejores resultados Navarra con un 12%.

Aún así la diferencia entre géneros es patente:

País Vasco AROPE por sexo

PAÍS VASCO2008201520162017201820192020
POB.TOTAL 2.159.427 2.165.100 2.164.066 2.167.283 2.170.868 2.177.880 2.189.138
Hombre 1.057.895 1.050.868 1.049.490 1.049.808 1.050.851 1.054.101 1.059.049
Mujeres 1.101.532 1.114.231 1.114.577 1.117475 1.120.017 1.123.779 1.130.089
%AROPE 13,9% 17,9% 15,9% 14,5% 12,1% 14,4% 13,9%
%Hombres 13,7% 17,7% 14,4% 14,0% 11,2% 12,4% 11,1%
%Mujeres 14,0% 17,5% 17,3% 15,0% 12,9% 16,2% 16,6%
TOTAL POB. AROPE 300.160 381.0058 344.086 314.256 262.126 312.766 304.263
Hombres en AROPE 145.034 186.006 151.312 146.451 117.759 130.977 117.247
Mujeres en AROPE 154.628 194.792 192.997 167.917 144.404 181.889 187.172

Fuente: 11º Informe AROPE


En España el año 2020 estaba en un 26,40% (12,4 millones de personas) y la tasa de pobreza (no tenemos en cuenta la Privación Material Severa y la Baja Intensidad del empleo del hogar) se situaba en un 21% (9,9 millones).

De estas 9.925.338 personas en riesgo de pobreza: 5,24 millones son mujeres y 4,68 millones de hombres, es decir, una diferencia de 560.000 mujeres más.

Las mujeres tienen más riesgo de caer en el umbral de la pobreza dadas sus circunstancias personales. Por ejemplo, el 38,9% de las familias monoparentales están en riesgo de pobreza y el 81,3% de hogares monoparentales están a cargo de una mujer. A esto se le suma que las mujeres acceden al mercado laboral con brechas y desigualdades significativas, lo hacen con peores condiciones contractuales y peores retribuciones, tal como lo resaltó la investigadora sénior Susana Franco en su post del año pasado. Esas regulaciones desempeñan un importante papel en la contención de la pobreza, no sólo en la mujer sino también en nuestra infancia. Recordad que la tasa de la pobreza en menores de 16 años es un 27,6% (2.031.057 menores), la más elevada con diferencia respecto a todos los grupos de edad (recordemos que la media era 21%).

Me gustaría decir que el recorrido de la mujer y la pobreza se termina aquí pero no sería verdad, una vez finalizada su vida laboral, las mujeres en España vuelven a ser penalizadas por un sistema de pensiones que las castiga otra vez; en febrero de 2021 (incluyendo todo tipo de pensiones) los hombres cobraban de media un 33% más que las mujeres: 1.250,87€ mensuales los hombres versus 826,41€ de las mujeres.

Lo que nos muestran todos estos datos es que tal y como se incidió en el último Informe de Competitividad de Orkestra 2021, construir la competitividad de una región al servicio del bienestar no es que sea necesario, es que resulta esencial. El trabajo de Esther Duflo nos intenta transmitir lo necesario que es establecer un correcto marco y tener un buen conocimiento de nuestro entorno y de la sociedad para impulsar las palancas adecuadas.

En esta línea precisamente, el Informe del año pasado presentó un nuevo marco de competitividad que añadía las dimensiones del bienestar y que incluye dos elementos transversales a todo el marco como son la internacionalización y la inclusividad; esta última se manifiesta de distintas maneras, según la dimensión analizada (desigualdades de riqueza, género, raza, edad, orientación sexual, discapacidad, etc.)

 


Referencias

  • Banerjee, A.V. & Duflo, E (2015) Repensar la pobreza: un giro radical en la lucha contra la desigualdad global. Ed. Taurus
    ISBN: 978-84-306-0903-1
  • Duflo, Esther.  Women Empowerment and Economic Development, Journal of Economic Literature 50 (4) (2012) 1051-1079
    DOI: 10.1257/jel.50.4.1051
  •  EAPN España.
    EL ESTADO DE LA POBREZA. Seguimiento del indicador de pobreza y exclusión social en España 2008-2020. 11º Informe 2021.
  • ORKESTRA (2021). Construir la competitividad al servicio del bienestar.
    Informe de competitividad del País Vasco 2021
    ISBN: 978-84-1325-134-9
  •  Instituto Vasco de la Mujer - Gobierno Vasco. Informe 45 - La brecha de género en las pensiones en la CAPV  

Carme Vallverdu

Carme Vallverdú 

Carme Vallverdú es licenciada en Economía por la Universidad Pompeu Fabra y está especializada en Métodos Cuantitavos. Su carrera profesional se ha desarrollado en el mundo de la Auditoría y de las Finanzas completándola con un máster de Dirección de Control de Gestión en la escuela EADA.

Ver perfil completo