Next Generation EU es una iniciativa que moviliza recursos públicos sin precedentes como mecanismo de solidaridad europeo para afrontar las consecuencias económicas y sociales de la crisis de la COVID-19. Concretamente moviliza a lo largo de 6 años un fondo de 750.000 millones de euros (390.000 millones en subvenciones y 360.000 en créditos reembolsables). Su piedra angular, que supone aproximadamente el 90% de este fondo, es el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR), cuyo propósito es apoyar las reformas e inversiones para restaurar el potencial de crecimiento sostenible y resiliente de las economías de la UE, fomentando la creación de empleo y promoviendo la transición digital y ecológica (para conseguir el objetivo de la UE de neutralidad climática). 

España será el país que, tras Italia, más fondos recibirá de esta iniciativa (59.168 millones de euros en subvenciones y 70.000 en préstamos), para lo que el gobierno español está elaborando el “Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia-España Puede”, que tiene que remitir a Europa para finales de abril de este año.

Euskadi Next es el programa de inversiones para la recuperación, la transformación y la resiliencia de Euskadi que el Gobierno Vasco, en coordinación con las tres Diputaciones Forales y los Ayuntamientos de las tres capitales vascas, traslada al Gobierno de España para su consideración en el marco del destino de los 59.168 millones de euros de su MRR. Este programa identifica proyectos estratégicos y actuaciones en ocho ámbitos: salud y cuidado de las personas; aprendizaje a lo largo de la vida; generación de energías renovables; movilidad sostenible; digitalización e innovación de las administraciones, empresas y cadenas de valor; hábitat urbano; hábitat natural y prevención de desastres naturales; y economía circular.

Next Generation EU supone una verdadera oportunidad para impulsar la recuperación y acometer las importantes transformaciones necesarias ante las transición energético-sostenible, digital y sociosanitaria, muy especialmente en el actual contexto en el que los niveles de endeudamiento han aumentado considerablemente para responder a los grandes retos de la crisis de la COVID-19. Así lo destacábamos en el “Informe de Competitividad del País Vasco 2020. Resiliencia antes, durante y después de la pandemia” elaborado por Orkestra. Pero ¿qué aspectos son importantes para aprovechar y valorizar las oportunidades de Next Generation EU para los territorios en Europa?

  1. Facilitar en todos los gobiernos la capacidad de absorción de los fondos, que requieren una mayor agilidad e innovación de los mecanismos para su gestión. Con objeto de facilitar esta agilidad el Gobierno español ha aprobado un Decreto Ley que rebaja considerablemente los controles administrativos, pero habrá que ver si con esto se consigue la agilidad suficiente en la gestión de los fondos o se deben garantizar otros mecanismos.
  2. Garantizar el compromiso de inversión privada, buscando involucrar a las pymes, porque es así como se facilita que los proyectos generen transformaciones en el tejido empresarial, que aporten valor al mercado. Si el compromiso privado es débil tenemos el riesgo de que los proyectos financiados no “superen el valle de la muerte”, debilidad de muchos sistemas de innovación en Europa.
  3. Impulsar una gobernanza multinivel efectiva, en la que el marco y las reglas de juego sobre el papel a desempeñar por cada nivel de gobierno en la gestión de los fondos se negocie en una colaboración efectiva para que el impacto de dichos fondos sea más positivo en el conjunto de la UE. Para ello es importante tener en cuenta que en las economías desarrolladas son sobre todo los factores de nivel microeconómico los que más impactan en el crecimiento y que en estos factores se incide de forma más efectiva y eficiente a nivel regional y/o de ciudades.
  4. Alinear los proyectos trasformadores que se impulsen a través de estos fondos con la estrategia de competitividad y desarrollo a medio y largo plazo de cada territorio. Conviene establecer mecanismos de monitorización y evaluación de las actuaciones para hacer los cambios y ajustes necesarios en el proceso de su implantación, de forma que se asegure su mayor impacto posible en la recuperación económica y generación de empleo.

Es clave que trabajemos estos cuatro aspectos para que Next Generation EU contribuya de forma más efectiva a la recuperación y generación de empleo en Europa y sirva como oportunidad para mejorar la competitividad de Euskadi y del resto de regiones.

*Este post está basado en un artículo de opinión que fue publicado en el periodico Estrategia Empresarial (edición nº616) en enero de 2021.


mari jose aranguren

Mari Jose Aranguren

Mari Jose Aranguren es la directora general de Orkestra y Catedrática de Economía en la Universidad de Deusto. Es una reconocida experta en el área de competitividad y estrategia territorial, clústeres y redes y el análisis y evaluación de políticas, temas sobre las que ha publicado numerosos libros y artículos en revistas especializadas nacionales e internacionales de impacto.

Ver perfil completo