La crisis global provocada por la pandemia de la COVID-19 está suponiendo un enorme reto para la supervivencia de las empresas vascas debido, en muchos casos, a una caída drástica de la actividad y en derivada, una reducción sustancial de su capacidad de generar liquidez.

Desde la perspectiva de Euskadi, para evaluar el riesgo, conocer las consecuencias de la crisis en las empresas y poder orientar de forma focalizada y eficaz las medidas que contribuyan a paliarlas es necesario analizar aspectos como los siguientes: el peso que representa cada rama de actividad en la economía, la situación de vulnerabilidad financiera antes del comienzo de la crisis de las empresas que las constituyen, el impacto económico inicial sufrido durante los meses de marzo y abril y las previsiones del periodo de recuperación hasta alcanzar los niveles de actividad previos a la pandemia, así como el efecto de arrastre que cada sector puede tener en otros sectores.

Pues bien, ese es el objetivo que persigue el informe “ANÁLISIS SECTORIAL DEL POTENCIAL IMPACTO Y RECUPERACIÓN DE LA CRISIS DE LA COVID-19 EN LAS EMPRESAS VASCAS” elaborado por Orkestra – Instituto Vasco de Competitividad. En la figura siguiente obtenida del citado informe, se presenta de forma gráfica una evaluación agregada de la situación de riesgo de las ramas de actividad (A38) según el criterio de clasificación CNAE-2009. Dicha figura, así como los datos de base utilizados y los detalles de su elaboración, se pueden encontrar en el citado documento.

GRAFICO BURBUJA post retegi OK


Tal y como se puede apreciar, 9 de los 33 sectores analizados se encuentran ubicados en el cuadrante superior derecho (cuartiles de mayor impacto inicial de la crisis y de una previsión de mayor período de recuperación) y son, por tanto, susceptibles de requerir una atención prioritaria por parte de las administraciones públicas. Estos sectores se enfrentan a una situación de riesgo severo o alto y representan un porcentaje importante de empleo sobre el total de los sectores analizados (57%). Especialmente crítica es la situación de las ramas de actividad con un porcentaje elevado de empresas con patologías financieras (reflejado en el color rojo de la burbuja).

Hay 3 ramas de actividad que presentan un riesgo severo:

  • La Hostelería (II) y el Comercio (GG), con una alta concentración de empresas con vulnerabilidades financieras, se ven especialmente afectados por la crisis debido a los efectos de las medidas de confinamiento, limitaciones al movimiento de personas y distanciamiento social. Representan en Euskadi conjuntamente 197.000 empleos.
  • La rama de actividad de Material de transporte (CL) que incluye sectores como la automoción o la aeronáutica y que ha tenido un fuerte impacto inicial en su actividad (-68,8% en los primeros meses, aunque posteriormente se ha recuperado moderadamente). Es una rama de actividad impulsora en la economía (representa un peso importante en la demanda de otros sectores) y está inmerso en un proceso de transformación.

Por otra parte, hay 6 sectores que constituyen un ámbito heterogéneo y presentan un riesgo alto.

  • Sectores industriales altamente exportadores como la Metalurgia y productos metálicos (CH) (considerado sector clave por su capacidad de arrastre de la economía tanto en compras como en ventas) y el sector del Caucho y plásticos (CG).
  • Sectores muy vinculados a la actividad económica general, como la Construcción (FF) y el Transporte y almacenamiento (HH).
  • Sectores de servicios como las Actividades recreativas y culturales (RR) con una evolución a mes de mayo claramente negativa y la Educación (PP) que, aun teniendo limitaciones severas para tener una actividad presencial tradicional, está consiguiendo adaptarse a la situación de manera relativamente ágil.

Además de las anteriores, hay otros 4 sectores que merecen ser señalados bien por la alta concentración de empresas con patologías financieras o por su importante peso en el empleo.

  •  Concentración de empresas con patologías financieras: destacan los sectores de Textil, confección, cuero y calzado (CB) y Muebles y otras manufactureras (CM) (con un alto impacto inicial), y las Industrias extractivas (BB) (con un periodo de recuperación previsto lento)
  • Impacto inicial y su importante peso en el empleo: destaca la rama de actividad de Servicios auxiliares (NN), aunque el período de recuperación previsto no es especialmente severo y las condiciones financieras de las empresas son relativamente saneadas.

Para tratar de minimizar el impacto de la crisis, desde las administraciones se han puesto en marcha necesarias políticas generales de salvaguarda de la continuidad de las empresas (asegurar la liquidez) y de mantenimiento de la relación laboral con sus empleados. También se han articulado algunas medidas de carácter sectorial (p.ej. sectores pesquero, comercial o turístico).

No hay fórmulas generales para resolver los efectos de la crisis. Si el impacto de la crisis ha sido sectorial, las medidas para la recuperación también deberán ser sectoriales. Será necesario definir las medidas con los propios sectores: conjunto de clústeres, asociaciones sectoriales y agentes sociales y respondiendo a las características propias de cada rama de actividad. No pueden ser las mismas medidas destinadas al sector de automoción, a la hostelería o a las actividades culturales.

Además, será necesario establecer políticas que no tengan solamente como objetivo la vuelta al estado previo a la crisis provocada por la pandemia sino que contribuyan también a transformar las empresas para los retos que deberán abordar durante los próximos años y con una clara visión estratégica (Economía verde, Digitalización, Envejecimiento, Descarbonización, etc.). En este sentido, las políticas de fomento de la mutualización de esfuerzos y las alianzas, especialmente en aquellas ramas de actividad muy atomizadas (p.ej. Comercio o Hostelería), puede ser una vía de abordar los procesos de transformación necesarios.

 

Nota: Dentro de una rama de actividad analizada puede haber subsectores con una evolución diferenciada. Sería necesario un estudio detallado para verificar situaciones especialmente críticas.


jabier retegi

Jabier Retegi

Doctor Ingeniero por la UPC, Ingeniero en Organización Industrial y Master en Ciencias Aplicadas (M.Sc.A.) por la Escuela Politécnica de Montréal e Ingeniero Mecánico por MU.

Ver perfil completo