•  17 de noviembre 2020

Encuentro digitalización

En la rueda de prensa han participado el director de investigación de Orkestra, James Wilson; la directora general de Orkestra, Mari Jose Aranguren; el rector de la Universidad de Deusto, José María Guibert; y el presidente de Orkestra, Iván Martén.

  • El impacto de la COVID ha sido profundo, aunque la CAPV dispone de fortalezas para hacerle frente y las medidas adoptadas en el corto plazo han sido ágiles, flexibles y similares a las de otras regiones líderes europeas.
  • Acelerar la digitalización, abordar la sostenibilidad, reforzar la economía fundacional, aprovechar las capacidades de las personas, hacer valer la capacidad de tracción de las administraciones públicas, profundizar en la colaboración público-privada y la cogobernanza serán factores clave para construir el futuro de Euskadi.

El Informe de Competitividad del País Vasco 2020, elaborado por Orkestra-Instituto Vasco de Competitividad, revela que la CAPV llegó a la
pandemia con una serie de fortalezas en sus bases de competitividad sobre las que construir sus respuestas y que las medidas adoptadas en el corto plazo han sido ágiles, flexibles y similares a las de otras regiones referentes. Sin embargo, la incertidumbre continúa y en el futuro la clave estará en combinar las medidas de resistencia con abordar de manera exitosa las transiciones que se han acelerado.

En el contexto de la crisis socioeconómica causada por la COVID-19 y con el objetivo de apoyarla orientación de las políticas de recuperación, el Informe de Competitividad del País Vasco 2020 analiza en qué condiciones se enfrenta la CAPV a los retos asociados con la pandemia y cuáles serán las claves para reconstruir la competitividad del territorio aprovechando las oportunidades que ofrecen las transiciones verde, digital y demográfico-social.

El análisis ha sido presentado hoy ante los medios por el rector de la Universidad de Deusto, José María Guibert; el presidente de Orkestra, Iván Martén, y la directora del Instituto, Mari Jose Aranguren.

Según Guibert, el informe es una herramienta que busca mejorar las respuestas y decisiones que nuestra sociedad tendrá que tomar para hacer frente a la crisis. “Desde una perspectiva evolucionista de la resiliencia, las oportunidades que genera la actual situación pasan por reforzar nuestro modelo económico basado en la industria y reorientarlo, lo que implica no volver a un estado anterior sino liderar la búsqueda de un nuevo modelo de competitividad que sea más sostenible e inclusivo", ha afirmado.

Por su parte, Martén ha destacado que el estudio identifica las claves para abordar los retos y transiciones y así aprovechar las oportunidades que se abren ante nosotros: “Siendo conscientes de la gravedad del momento somos un territorio con muchos activos para afrontar con éxito este desafío".

Aranguren ha sido la responsable de dar a conocer las claves del informe y ha concluido su exposición asegurando que “la recuperación pasa por reorientar la economía vasca aprovechando las nuevas oportunidades sin olvidar la importancia de poner en marcha medidas a corto plazo para apoyar a aquellas empresas y sectores más afectados y a los grupos más vulnerables”.

Situación de competitividad ante la llegada de la pandemia

La CAPV partía de una posición de fortaleza para hacer frente al impacto de la crisis, al estar muy bien posicionada en gran parte de los indicadores analizados tanto en la comparativa con el conjunto de regiones europeas como con el resto de las regiones españolas.

Prueba del “modelo de competitividad inclusivo” desarrollado en la región son el elevado PIB per cápita (la CAPV se situaba en el grupo de las regiones líderes europeas, nº29 sobre las 218 y en el cuarto lugar respecto a las 31 regiones comparables) y un menor porcentaje de la población en riesgo de pobreza o exclusión social (en la CAPV representa un 14% mientras que la media de las regiones europeas se sitúa en un 21%).

La tasa de desempleo de larga duración ha mejorado en los últimos años (en 2014 representaba el 9.7% de la población activa, mientras que en 2019 ha descendido al 3.7%) pese a lo cual aún se sitúa por encima de la mayoría de las regiones europeas. Además, el análisis de la calidad del empleo muestra altos niveles de temporalidad y parcialidad no deseada, especialmente entre las mujeres. Estos indicadores sitúan las condiciones de empleo y la inserción de ciertos colectivos como el principal reto de la región.

Basándose en los indicadores analizados, Orkestra destaca una serie de fortalezas y debilidades que deberán afrontarse para construir la resiliencia del País Vasco y en las que habrá que seguir avanzando.

Respuestas en el corto plazo

Teniendo en cuenta la dificultad de afrontar un escenario de alta incertidumbre como el actual, el análisis realizado muestra que en general las respuestas en la CAPV han sido ágiles y similares a otras regiones de referencia.

Estas respuestas se han orientado a hacer frente al fuerte impacto de la pandemia sobre la economía, reflejado en un descenso en el índice de producción industrial y una reducción de la actividad del comercio exterior, que ha tenido como consecuencia una caída sin precedentes del PIB y ha afectado significativamente al empleo. Los impactos han sido asimétricos en los distintos sectores, siendo especialmente severos en sectores de cercanía como la hostelería y el comercio; en sectores abiertos al exterior como los de material de transporte, metalurgia y caucho y plásticos; o en sectores relacionados con la actividad social como las actividades recreativas y culturales.

Con respecto a la empresa, la adaptación a las nuevas circunstancias ha puesto en marcha una transformación digital exprés que en algunos casos ha contribuido a la adecuación entre el producto y su demanda, y en otros a la implantación de nuevos procesos o canales.

En cuanto a las políticas públicas el informe pone de relieve papel de los gobiernos regionales que han reforzado y complementado las políticas impulsadas desde los estados. Para ello analiza las respuestas dadas por la CAPV, Baden-Wurtemberg (Alemania) y Alta Austria (Austria) que comparten una estructura productiva similar. Las medidas en las tres regiones han sido similares y se han centrado en sostener la liquidez de las empresas, en apoyar los procesos de digitalización, apoyar proyectos de I+D para la gestión de la pandemia o asistir a aquellos sectores clave más afectados. En el futuro las medidas políticas deberán incluir las características diferenciadoras de los distintos sectores, para lo cual es importante profundizar en procesos de diagnóstico e inteligencia sectorial. Es por ello que Orkestra impulsará la creación de un Observatorio Sectorial en Euskadi que permita tener un diagnóstico sobre la evolución de los sectores y ayude a la toma de decisiones ágiles por parte de las administraciones.

Hacia una nueva competitividad más sostenible

El Informe de Competitividad del País Vasco 2020 identifica siete recomendaciones para la búsqueda de un nuevo modelo de competitividad que sea más sostenible e inclusivo y que aproveche las oportunidades que ofrecen las transiciones verde, digital y demográficosocial.

    • La primera de ellas es la digitalización. El diagnóstico destaca el papel de la transformación digital para reforzar la competitividad en todos los sectores y facilitar las transiciones. Subraya el buen posicionamiento de la CAPV según el índice DESI. Asimismo, señala la necesidad de mejorar las capacidades y competencias en las empresas, las administraciones y la sociedad, en general, para que la digitalización se
      traduzca en nuevos modelos de negocio y aumente la demanda de servicios digitales por parte de la ciudadanía.
    • En segundo lugar, menciona la necesidad de posicionar la sostenibilidad como una ventaja competitiva que creará oportunidades industriales y tecnológicas. Esto implica poner al servicio de la transición verde las fortalezas de la Red Vasca de Ciencia, Tecnología e Innovación. Será particularmente importante innovar en el sistema de alimentación, el sistema de movilidad y el sistema energético, ámbitos con un significativo impacto sobre el medioambiente y las emisiones.
    • La pandemia ha demostrado que la economía fundacional, que abarca ámbitos como la salud, la alimentación, la educación o el cuidado, es esencial para el bienestar humano y para la resiliencia de otros sectores. Por ello, el informe identifica como tercer reto trabajar el potencial de la economía fundacional como fuente de oportunidad para el desarrollo económico del País Vasco.
    • La necesidad de actuar sobre las capacidades, de forma que la CAPV cuente con personas con las competencias necesarias para impulsar las transiciones, es el cuarto elemento en el que incide el informe. Los procesos de transformación y renovación necesitan la evolución continua de las capacidades de las personas de un territorio, por lo que será especialmente importante adaptar las diferentes modalidades formativas y atraer talento internacional.
    • En quinto lugar, se señala la importancia de que las administraciones pública ejerzan un papel tractor en la generación de nuevas soluciones e innovaciones, de nuevas empresas y negocios, así como de las infraestructuras necesarias para abordar las transiciones, con instrumentos como las inversiones, la compra pública o el impulso de plataformas de colaboración empresarial. Asimismo, se subraya la importancia de seguir avanzando para conseguir una administración más digital, ágil y cercana a la ciudadanía.
    • En esa línea, el informe apunta a la importancia de reforzar la estrategia RIS3 (Smart, Specialization, Strategy). incorporando la sostenibilidad como una nueva dimensión o “S”(Sustainable, Smart, Specialisation, Strategy). Ello permitirá profundizar en la colaboración-público privada para que actúe como palanca para la generación de proyectos comunes orientados a la recuperación y las transiciones, mediante mecanismos de colaboración público-privada como los Grupos de Pilotaje o las Organizaciones Dinamizadores de Clúster (ODC).
    • Por último, se advierte sobre la importancia de reforzar el modelo de co-gobernanza de la CAPV entre los diferentes niveles administrativos, garantizando un reparto claro de roles que evite duplicidades y aproveche las sinergias, y asegurando que los múltiples actores territoriales (empresas, universidades, centros tecnológicos…) tengan un papel relevante.

En definitiva, el informe concluye que la recuperación pasa por reorientar la economía vasca aprovechando las oportunidades que brindan las transiciones. Pero también por combinar esta reorientación a medio y largo plazo con medidas a corto plazo dirigidas a aquellas empresas y sectores con mayores dificultades para la recuperación, pero con potencial de futuro. Todo ello sin olvidar medidas que protejan a los grupos más vulnerables, atenuando así situaciones de desigualdad.