24 de julio de 2019

La relevancia de lo digital se está consolidando en las pequeñas y medianas empresas, de tal modo que cada vez más pymes lo tienen integrado en sus propias estrategias de empresa.

Madurez imagen pyme web

 No obstante, el estudio Madurez Digital en la Pyme Vasca pone de manifiesto que, pese a que cada vez se aprecie más la importancia de estas tecnologías digitales sobre los negocios, ello no se traduce en que las pymes cambien su modelo de negocio tradicional por otro completamente nuevo. El proceso de transición hacia los nuevos modelos digitales de negocio se está desarrollando de manera paulatina. La dificultad y complejidad, además de la viabilidad, se traduce, según el trabajo de Orkestra, en que una de cada tres no ha comenzado a transitar hacia este modelo.

Las pymes vascas avanzan en digitalización tecnológica en especial la referente a los procesos.

La transformación digital de la pyme vasca se realiza principalmente a través de la digitalización de los procesos ya existentes, señala el trabajo de Orkestra. Más de la mitad de estas empresas movilizan recursos medios-altos destinados a incorporar nueva tecnología. Algo que subraya “es coherente a la cultura vasca hacedora y con un fuerte componente en orientación a producto y proceso”.

Así, presta especial atención a la digitalización en ámbitos de mejora de las condiciones de seguridad, la relación con los clientes y los servicios que se prestan y el marketing y la publicidad. Quedan en un segundo plano aspectos relativos a la innovación digital en los modelos de negocio, un liderazgo con visión o mentalidad en este ámbito y el empoderamiento digital de los trabajadores. Algo que según apunta el estudio es necesario atender, entre otros aspectos, puesto que el enfoque meramente tecnológico no es suficiente para responder ante las exigencias crecientes y cambiantes en los nuevos mercados digitales.

Asimismo, señala clave que las pymes colaboren con terceros, a través de procesos de innovación abierta, y empleen metodologías ágiles adecuadas para poder llevar a cabo estos procesos de transformación que se presentan relevantes de cara a garantizar la sostenibilidad y el crecimiento empresarial.

La presencia en los mercados digitales es bastante básica, lejos de aprovechar completamente estos nuevos mercados existentes o crearlos.

El estudio, realizado en colaboración con ADEGI, CEBEK, SEA y FVEM, analiza más de 400 empresas de entre 10 y 250 empleados. Las empresas más vinculadas a la distribución minorista, y como consecuencia al cliente final, se presentan más avanzadas que las empresas manufactureras. Estas primeras presentan así mayores niveles de innovación y grado de interacción con sus clientes.

El trabajo sobre la madurez digital de las pymes vascas concluye, en esta línea que, existe una brecha entre el ámbito manufacturero que presenta un menor grado de desarrollo, sobre todo en aspectos relacionados con el liderazgo y la estrategia digital. Pese a que exista una actitud positiva hacia la digitalización, el sector de distribución minorista avanza a un mayor ritmo en lo que respecta a transformación digital que el manufacturero. Esta diferencia también se hace notable en lo que respecta a los niveles de innovación digital y el grado de interacción entre clientes. Los resultados del trabajo muestran también que, a mayor tamaño, el grado de madurez digital es mayor.

Accede a la publicación