"El éxito y las buenas prácticas asociadas a la FP vasca se adscriben principalmente al sector económico manufacturero. En cambio, la relación del sistema de FP con el sector servicios no se ha fortalecido de la misma forma."

El modelo vasco de Formación Profesional (FP) se ha erigido como un caso de éxito a nivel europeo debido a distintos motivos: su estrecha conexión con el mundo empresarial, el desarrollo de programas y servicios que han potenciado procesos de innovación en los centros de formación y en empresas, la implantación e impulso de la formación en alternancia y el uso de metodologías de enseñanza novedosas, entre otros. Esto ha consolidado al sistema de FP vasco como un motor clave de desarrollo comarcal y local en el territorio. Por todo ello este modelo se considera un paradigma esencial a nivel español y europeo, siendo elegido por la Comisión Europea como referencia para lo que serán los centros de excelencia de FP europeos. Pero, en gran medida, el éxito y las buenas prácticas asociadas a la FP vasca se adscriben principalmente al sector económico manufacturero. En cambio, la relación del sistema de FP con el sector servicios no se ha fortalecido de la misma forma.

Al mismo tiempo, asistimos a un cambio en la estructura productiva a nivel mundial en el que el sector servicios se ha consolidado como el principal foco de empleo y de generación de PIB. Si tomamos como referencia el promedio de los países de la OCDE, en 2018 más del 70% de su población activa trabaja en el sector servicios, 10 puntos porcentuales más que en 1995. Si nos atenemos al mercado laboral vasco las cifras son todavía más contundentes, habiendo pasado del 56,4% al 71,1% en los mismos años. Según organismos como la OECD y el nuevo Informe de Competitividad de Orkestra, esta tendencia se acentuará, ya que refleja fuerzas estructurales profundas, como el aumento del consumo de servicios debido al aumento de los ingresos, la automatización de procesos productivos industriales, el envejecimiento de la población y el papel cada vez mayor de los activos intangibles, como el conocimiento o el capital humano dentro de la economía.

Los Servicios Avanzados tradicionalmente han contratado a personas altamente cualificadas, y se han asociado a estudios universitarios. Pero, ¿tienen los titulados de FP lugar en los Servicios Avanzados?

Estos dos hechos han provocado que, dentro del proyecto Bilbao Next Lab, en colaboración con Ayuntamiento de Bilbao y Bilbao Ekintza, hayamos comenzado a explorar el papel de la FP en el sector servicios. La Viceconsejería de FP el Departamento de Empleo del Gobierno Vasco, Lanbide y GAIA también están implicados en esta línea de trabajo. Pero el sector servicios constituye una categoría económica muy amplia y heterogénea. Por ello, como abordaje inicial se ha apostado por explorar la relación existente entre la FP y aquellos servicios que ofrecen mayor valor añadido y que tienen mayor relevancia en las dinámicas de innovación dentro del territorio: los “Servicios Avanzados” (en lo sucesivo, SSAA). Los SSAA son una de las piedras angulares estratégicas priorizadas en la estrategia de desarrollo económico de Bilbao.

El concepto "SSAA" (KIBS, en inglés) fue originalmente acuñado por Miles et al. (1995) para definir a las empresas cuyo modelo de negocio se basa en la creación, acumulación y difusión del conocimiento. Los SSAA comprenden tanto servicios profesionales tradicionales (asesoramiento jurídico, la comercialización, la publicidad, etc.) como servicios basados en las nuevas tecnologías (relacionados con las actividades de informática, programación, arquitectura, ingeniería, ensayos técnicos e I+D). Generalmente se ubican en los centros urbanos, y han sido identificados como elementos clave para el tejido económico territorial. Por un lado, a medida que las economías regionales se desarrollan, la demanda de conocimiento se hace más sofisticada, por lo que se refuerza el sector de servicios a empresas. Por otro, la competitividad de las empresas depende en gran medida de la utilización de los KIBS. Los SSAA son, a la vez, consecuencia y causa de la competitividad y el desarrollo económico.

Los SSAA tradicionalmente han contratado a personas altamente cualificadas, y se han asociado a estudios universitarios. Pero, ¿tienen los titulados de FP lugar en los SSAA?  ¿De qué forma se conectan hoy en día los SSAA y el sistema de FP? En un modelo económico de claro tránsito al sector servicios, ¿se puede desarrollar esta relación aumentando su demanda? ¿O, por el contrario, no tiene futuro? ¿Cómo podemos equiparar el nivel de la excelencia de la FP vasca en el ámbito manufacturero con el del sector servicios? El caso de Bilbao nos permitirá poder comenzar a responder a estas preguntas. ¡Seguiremos informando!


Mikel Albizu

Mikel Albizu

Es investigador pre-doctoral de Orkestra-IVC. Actualmente, su principal área de investigación es el empleo y los factores que lo impulsan desde las áreas regionales y locales.

Ver perfil completo


miren estensoro

Miren Estensoro

Miren Estensoro es Doctora en Economía por la Universidad del País Vasco e investigadora de Orkestra-Instituto Vasco de Competitividad. También es docente en Deusto Business School.

Ver perfil completo