En la última década se ha experimentado en toda Europa con el diseño y la aplicación de estrategias locales para impulsar la innovación y la competitividad. Las llamadas "estrategias de especialización inteligente" (S3) parten de la premisa de que hay que tomar decisiones difíciles para priorizar la inversión de tiempo y de recursos para la innovación en las regiones. Estas decisiones son específicas de cada lugar, en función de las características estructurales y las capacidades de cada región. Para la toma de decisiones eficaz hay que poner en marcha procesos de descubrimiento emprendedor que combinen la inteligencia colectiva de las empresas, las universidades, los centros de investigación, los gobiernos y otros agentes regionales.

Se ha escrito mucho sobre estos procesos, con análisis y debates centrados tanto en el propio concepto de la S3 como en su aplicación en casos concretos en toda Europa. En Orkestra, contribuimos a estas reflexiones con investigaciones orientadas a entender y apoyar el desarrollo de la S3 en el País Vasco y en otras regiones europeas. Tras la participación en el proyecto pionero Smartspec del 7PM (2013-2016), en 2016 realizamos un primer estudio exhaustivo sobre la aplicación de la S3 vasca, puesta en marcha en 2014 con la publicación del Plan de Ciencia, Tecnología e Innovación 2020. A esto le siguieron una serie de análisis centrados en dimensiones específicas de la implementación de la S3, como la gobernanza multinivel, la cooperación transfronteriza y el papel de los clústeres. En 2019 realizamos un segundo estudio exhaustivo para entender la evolución de la aplicación de la S3.

Una de las cosas clave que hemos aprendido a través de este análisis longitudinal de la S3 en el País Vasco está relacionado con el papel de las instituciones. Estas, juegan un papel clave en los procesos en los que intervienen múltiples actores, procesos que han de ser dinámicos para que la S3 funcione eficazmente. El dinamismo institucional también resulta clave para responder a las necesidades emergentes. En un artículo publicado recientemente en Regional Studies, argumentamos que el caso vasco pone de manifiesto la existencia de dos niveles distintos de instituciones que apoyan los procesos colectivos necesarios para fomentar el descubrimiento emprendedor.


En primer lugar, existe una estructura de gobernanza global y unas reglas del juego: un marco general establecido para reunir a los actores clave y permitirles iniciar un proceso de descubrimiento emprendedor. En el País Vasco, el Gobierno Vasco configuró este proceso de arriba abajo: explicitó una serie de prioridades temáticas y un marco de gobernanza que identificaba "quién" y "cómo" debería llevar adelante la estrategia. También desarrolló un marco de evaluación general para la estrategia y proporcionó coherencia a nivel regional, reconociendo la necesidad de trabajar de forma colaborativa dentro del gobierno y de comprometerse con otros niveles de gobierno.

Asociado a esta estructura global, hay un segundo nivel de instituciones en torno a los microprocesos, que se organizan para especificar y valorizar las prioridades del S3 en tiempo real. Este segundo nivel lo conforman los grupos de pilotaje especializados por áreas (por ejemplo, energía limpia o industrias creativas) y tienen sus espacios para forjar sus propios caminos y buscar una mayor granularidad en cuanto a las actividades específicas a desarrollar. Implican a diferentes actores con funciones de liderazgo distribuidas, se apoyan en procesos de evaluación de actividades específicas y desempeñan un papel fundamental en el fomento de la experimentación para mantener viva la estrategia.

La experiencia del País Vasco con la S3 pone de manifiesto la importancia de la innovación en las instituciones, necesarias tanto a nivel macro como micro, para que los planes gubernamentales dejen de ser estáticos y sean sustituidos por planes vivos y de múltiples actores. Para que las estrategias regionales de innovación sean más dinámicas, hay que eliminar las barreras entre los múltiples actores, entre departamentos del gobierno y entre el diseño y la ejecución de las políticas. Los dos niveles institucionales que hemos observado en el País Vasco, se orientan a eliminar estas barreras y a construir unas bases sólidas para hacer frente a los retos sociales, cada vez mayores, que han de abordar las políticas regionales de innovación.

A medida que avanzamos hacia la próxima generación de S3, la revisión ha de ser continúa, dado el momento de cambios acelerados e incertidumbres que vivimos: la crisis climática, la pandemia de COVID-19 y la guerra de Ucrania contribuyen a aumentar la incertidumbre y ponen de manifiesto la vulnerabilidad de muchas actividades socioeconómicas, como por ejemplo, las cadenas de suministro en las que están inmersas las regiones europeas. Desde el prisma de las políticas de innovación, esta situación acentúa la necesidad de tener una orientación más clara en materia de innovación para hacer frente a los urgentes retos de sostenibilidad medioambiental y social.

Es el foco principal del libro- piloto que la Comisión Europea acaba de lanzar Partnerships for Regional Innovation (PRI). El proyecto reúne a 63 regiones, 7 ciudades y 4 Estados miembros para desarrollar y probar herramientas que conecten mejor sus estrategias y políticas regionales con las transiciones verde y digital.


El libro-piloto establece el bienestar de la sociedad como guía a largo plazo y hace hincapié en la necesidad de un marco político estratégico para el gobierno, con procesos de descubrimiento emprendedor abiertos y una combinación de políticas y acciones adaptadas a las oportunidades y a los retos específicos de cada lugar. Los cambios institucionales ya experimentados en el País Vasco, y en muchas otras regiones, a lo largo de la última década de aplicación de la S3, tendrán que seguir evolucionando para poner en práctica esta teoría e inyectar una mayor direccionalidad en la política regional de innovación. Es motivante ver que el País Vasco haya sido seleccionado como una de las regiones que participarán en la acción piloto del PRI. En Orkestra estamos deseando acompañar la siguiente etapa de este viaje con nuestra investigación.

 


mari jose aranguren

Mari Jose Aranguren

Mari Jose Aranguren es la directora general de Orkestra y Catedrática de Economía en la Universidad de Deusto. Es una reconocida experta en el área de competitividad y estrategia territorial, clústeres y redes y el análisis y evaluación de políticas, temas sobre las que ha publicado numerosos libros y artículos en revistas especializadas nacionales e internacionales de impacto.

Ver perfil completo


Kevin Morgan

Kevin Morgan

Kevin Morgan, investigador sénior asociado en Orkestra, es profesor de Gobernanza y Desarrollo en el Colegio de Planificación y Geografía de la Universidad de Cardiff desde 1994.. Anteriormente fue profesor senior y profesor del Colegio de Planificación Urbana y Regional de la misma universidad. Anterior a Cardiff fue investigador docente en la Unidad de Investigación de Política de la Ciencia de la Universidad de Sussex (1986-1989) y en el Colegio de Estudios Urbanos y Regionales, de la misma universidad (1982-1986). 

Ver perfil completo


james wilson

James Wilson

James Wilson es director de investigación de Orkestra-Instituto Vasco de Competitividad y profesor de la Deusto Business School.

Su principal área de investigación es el análisis de la competitividad regional, de procesos de desarrollo socio-económicoy de las políticas públicas.

Ver perfil completo