C. Transacciones

En un tercer ámbito, esta sub-dimensión recoge el alcance de la capacidad de internet como medio para realizar transacciones económicas, para lo que se tienen en cuenta las el uso de banca electrónica y las compras realizadas online.

El nivel de uso de internet para las transacciones está conducido principalmente por los países nórdicos, con Dinamarca (87,27%), Holanda (84,70%) y Suecia (84,34%), que presentan altos niveles tanto en lo que se refiere a la banca electrónica como a la adquisición de bienes y servicios mediante los canales online. En cambio, el País Vasco (59,05%), como muestra el Gráfico 36, presenta unos niveles claramente inferiores, incluso por debajo de la media de la Unión Europea (62,58%). Se trata de mercados con un elevado grado de madurez, que se han ido consolidando durante los últimos años.

Así mismo, se sugiere que la confianza en los medios digitales puede suponer una barrera para el avance de este tipo de servicios en los que se produce transacciones económicas entre particulares y/o empresas.

Gráfico 36. Sub-dimensión transacciones (%).
Sub-dimensión transacciones
Fuente: Eurostat, Eustat, INE.

En términos comparativos con los países más desarrollados en este ámbito, el País Vasco se encuentra a una notable distancia, debido a un doble desajuste en las dos materias analizadas -compras online y uso de banca electrónica-, pero especialmente por la diferencia del empleo de la banca electrónica en relación al conjunto de países de la Unión.

Gráfico 37. Análisis comparado de sub-dimensión de transacciones.
Análisis comparado de sub-dimensión de transacciones
Fuente: Elaboración propia a partir de Eustat, Eurostat, INE.

Como muestra el Gráfico 38, mientras que el País Vasco (57,30%) presenta niveles de penetración próximos al valor medio en Europa, la banca electrónica es una actividad ya madura en otras sociedades, como los países escandinavos, donde Finlandia (92%), Holanda (90,8%) y Dinamarca (90,6%) se sitúan a la cabeza con cuotas en el entorno del 90% de la población.

Gráfico 38. Uso de banca online (%).
Uso de banca online
Fuente: Eurostat, INE.

Por otro lado, el uso cotidiano de internet para la compra de bienes y servicios alcanza un grado alto de penetración en el Reino Unido (86,5%), Dinamarca (83,9%) y Alemania (81,5%), mientras que el País Vasco, con un 60,8%, ocupa una posición media por debajo de la media europea, pero muy próxima a ella.

Es en estos países donde el comercio electrónico se encuentra más naturalizado en los hábitos de los usuarios, mientras que en los países del sur de Europa los factores culturales puede ser la causa, al menos en parte, ese distinto comportamiento.

Gráfico 39. Uso de Internet para compras (%).
Uso de Internet para compras
Fuente: Eustat, Eurostat.

A la hora de explicar los bajos niveles de compra online y de uso de banca electrónica, entre sus causas se encuentran los hábitos tradicionales fuertemente arraigados y la falta de necesidad, además de la percepción de una menor calidad del servicio. Entre los motivos explicitados para no comprar en Internet, un 80,2% indica que lo hace porque prefiere comprar personalmente en una tienda (para poder ver los productos, por fidelidad a la tienda, por la fuerza de la costumbre). En segundo lugar, un 50,7% lo hace porque le preocupa la privacidad o la seguridad en el pago (p. ej. dar datos personales o de la tarjeta de crédito a través de Internet), y en tercer lugar un 29,5%, por falta de confianza en la recepción ó devolución de los productos, en las reclamaciones e indemnizaciones

  1. % de personas entre 16-74 años que realizaron compras de bienes o servicios de entre personas que han usado internet durante los últimos 12 meses. Fuente: Eustat 2017 (Encuesta de la Sociedad de la Información en las Familias, ESIF).

  2. Fuente: INE 2017 (Encuesta sobre Equipamiento y Uso de Tecnologías de Información y Comunicación en los Hogares (TIC-H) 2017).