Desafíos

Algunas materias en las que la digitalización está llamada a desempeñar un papel relevante son:

  • DESI, a través de la dimensión sobre los servicios públicos describe la digitalización desde el lado de la oferta digital y la demanda de servicios públicos digitales. En cambio, gran parte del potencial de la transformación digital de las administraciones y gobiernos está en las operaciones internas de las propias organizaciones. El reto que se plantea, por tanto, consiste en abordar la transformación digital de las Administraciones Públicas canalizando las oportunidades que se están presentando con la revolución digital, especialmente en el empleo de determinadas tecnologías, pero también en los modelos de innovación político-institucional y en el capital humano.

    Con relación al primero de los factores, resulta pertinente integrar la digitalización también en los procesos internos de administraciones y gobiernos. La adopción de tecnologías como las vinculadas al big data, los servicios en movilidad, el internet de las cosas, las tecnologías sociales o las tecnologías cloud, entre otras, ofrecen un potencial del que las administraciones públicas pueden sacar partido (Transforming government through digitization, 2016).
  • Las estrategias basadas en la innovación abierta están adquiriendo un papel relevante en el ámbito corporativo, de cara al crecimiento y sostenibilidad de las empresas. Estas estrategias pueden ser fuente de aprendizaje también para el sector público y las Administraciones Públicas y Gobiernos. Por otro lado, la innovación social está comenzando a ser de creación de valor social desde la perspectiva del valor compartido shared value (Porter and Kramer, 2011). Como consecuencia de todo ello, nuevas formas de colaboración se están abriendo e intensificando. La colaboración público-privada resulta fundamental para continuar con este proceso de innovación tecnológica que, de manera complementaria abriría espacio para políticas y servicios públicos más orientados a aportar valor social y económico. Así mismo, el desarrollo de las políticas de datos abiertos, Open Data, presenta un marco de oportunidad para nuevos negocios digitales que gestionen y pongan en valor el conocimiento digitalizado del que disponen las Administraciones en estos momentos.
  • La demanda creciente hacia productos y servicios cada vez más sofisticados, eficaces, personalizados, sencillos y fáciles afecta también a los servicios públicos. Reforzar el papel de la tecnología en el diseño, ejecución y evaluación dinámica de las políticas públicas. Disponer de un mayor y mejor conocimiento de demandas públicas, en clave de inteligencia competitiva de los territorios permite mejorar las decisiones políticas en clave de sostenibilidad. Por todo ello, promover una cultura de la innovación en las Administraciones Públicas que de la mano de la digitalización permitirá continuar profundizando en aspectos como (i) la simplificación y mejora de la eficiencia en las operaciones administrativas (back-office); (ii) sofisticando y haciendo más valiosa la relación con los usuarios de la administración, ya sean ciudadanos, empresas y otras administraciones (en clave de interoperabilidad, transparencia y rendición de cuentas). Todo ello apunta a la actualización de las capacidades y habilidades de las personas y equipos que operan en las Administraciones.
  • La estrategia de especialización inteligente RIS3 señala un espacio de oportunidad en clave de ciudades y territorios inteligentes, en particular las denominadas ciudades inteligentes o smart cities, centradas en ciudadano. Corresponde, por tanto, empoderar a los ciudadanos como sujetos activos de la Administración Pública, también desde una perspectiva de digitalización, lo que contribuirá a la mejora de los servicios públicos y a la personalización de los mismos.
  • La cooperación interinstitucional e intergubernamental es un elemento central dada la arquitectura de gobernanza pública en el País Vasco. Este elemento es esencial para abordar una transformación digital de las administraciones que, por un lado busque fórmulas de creación de valor conjunto, y por otro mitigue o reduzca los riesgos derivados de estos procesos de transformación. Por citar algunos, el riesgo de brecha digital entre ciudadanos de administraciones que no cuentan con recursos y capacidades para abordar las transformación digital. Así mismo, la heterogeneidad de las administraciones en términos de cultura digital y capacidad tecnológica puede suponer una barrera para dichos procesos de modernización tecnológica.
  • Así mismo, la cooperación y colaboración interinstitucional necesita avanzar en la interoperabilidad entre las administraciones, gobiernos e instituciones públicas, lo que redundará en mayor eficiencia, transparencia y facilitará la rendición de cuentas en los asuntos públicos.