Resumen ejecutivo

En los últimos años el proceso de digitalización se está convirtiendo en la columna vertebral de la transformación hacia una economía 4.0 a nivel global, fruto de la denominada Cuarta Revolución Industrial, lo que es de especial relevancia en una economía como la vasca donde la industria tiene un peso muy destacado.

El presente trabajo constituye el primer estudio de detalle de la Sociedad y la Economía Digital centrado en el País Vasco empleando los estándares de la Unión Europea a través del Índice para la Sociedad y la Economía Digital. Para ello, incorpora un marco de análisis vinculado a la Agenda Europea, que permite la comparabilidad con el resto de los países de la Unión Europea y su evolución a lo largo del tiempo.

Como resultado del trabajo de análisis, se puede afirmar que el País Vasco cuenta con un buen nivel en el desarrollo de la economía y sociedad digitales a partir del indicador DESI de la Comisión Europea. Está situado ligeramente por detrás de los principales líderes en digitalización, lo cual se debe principalmente a las elevadas capacidades de conectividad, al nivel de su capital humano y al más que satisfactorio nivel de integración de la tecnología en los negocios y las administraciones públicas. En cambio, se constata un grado de digitalización de los hogares vascos en relación a las actividades digitales de los hogares europeos, especialmente del norte de Europa.

Para continuar el proceso de convergencia ante el dinamismo que inspira la digitalización, resulta permitente continuar avanzando en estos aspectos. En primer lugar, hacia unas auténticas autopistas de la información de altas prestaciones. Además, se ha de abordar el talento digital como uno de los pilares claves sobre el que construir políticas públicas adecuadas para caminar hacia la denominada economía digital 4.0. Superar la distancia con las potencias digitales europeas implicará necesariamente el empleo de servicios digitales en los hogares. Así mismo, dicho convergencia digital plena plantea un escenario de oportunidad para el desarrollo del comercio electrónico de las empresas vascas, que les permitirá acceder a nuevos mercados, entre ellos los internacionales.

Finalmente avanza los principales desafíos de la economía digital en el País Vasco, entre los que se encuentran los relacionados con el talento digital, visto desde distintas perspectivas, entre ellas el empleo. La innovación en lo digital está relacionada con los nuevos modelos de negocio que surgirán como resultado del mix de procesos de servitización y digitalización, especialmente en la industria avanzada. Dicha innovación está igualmente vinculada con el desarrollo de ecosistemas digitales en los que se conjuguen la potencia y experiencia de los actores digitales existentes con el dinamismo de las startups. La colaboración interinstitucional y la colaboración público-privada resultan necesarias de manera que se refuerce una auténtica estrategia digital vasca que aprenda y adapte lo mejor de otros ecosistemas adaptándolo a su propia realidad.

La digitalización supone un vector de la competitividad territorial, en tanto que tiene capacidad para actuar sobre todos los agentes y procesos del sistema de competitividad. Por ello, cabe esperar su capacidad para vincular con las palancas que constituyen los sectores clave que señala la estrategia de desarrollo regional RIS3.