4. El marco de análisis

Fruto del interés e importancia que la revolución digital ha suscitado, la Comisión Europea ha venido articulando una política que bajo la denominación Agenda Digital Europea se vertebra en distintas dimensiones: el sector de las telecomunicaciones, la banda ancha y el móvil, el uso de internet, los servicios basados en internet, el gobierno electrónico, el comercio electrónico y los negocios digitales, las habilidades relacionadas con las TIC y los aspectos relacionados con la investigación y desarrollo. Así mismo, para el seguimiento y monitorización de dicha política se emplean 100 indicadores.

De manera sintética, se ha creado el Índice de la Sociedad y la Economía Digitales, Digital Economy and Society Index (DESI) que extrae los 30 indicadores más relevantes de la Agenda Digital en torno a 5 dimensiones: la conectividad, el capital humano, el uso de internet, la integración de las tecnologías digitales y los servicios públicos digitales.

Se trata de un indicador sintético que recoge a la vez aspectos de la digitalización de la economía y la sociedad. La dificultad de este tipo de indicadores estriba en la selección y priorización de las dimensiones, y por tanto del coste de oportunidad de representación de aquellas otras dimensiones que no se incluyen. En todo caso, la composición del DESI ha evolucionado con el paso del tiempo, y así continuará haciéndolo.

El DESI está desarrollado siguiendo las directrices de la OCDE para la construcción de indicadores (OCDE, 2008). Como sistema de medición, ofrece diversas aportaciones que resultan adecuadas y necesarias como índice sintético. En primer lugar, permite un análisis general del desempeño y una caracterización de cada estado miembro y regiones por medio de un índice sintético global y de sus principales dimensiones. Así mismo, mediante el análisis comparado de cada uno de las dimensiones y sub-dimensiones, posibilita un análisis en detalle, pudiendo establecer mejoras para su desempeño. De este modo, es posible analizar el desarrollo mediante su análisis a lo largo del tiempo. Permite, igualmente, clasificar a los territorios, comparar su distinto grado de desarrollo de la Economía y sociedad digitales, señalando además algunos de los factores o dimensiones que tendrán su traslación al ámbito de las políticas públicas.

A pesar de ello, estos sistemas de medición llevan implícitas ciertas limitaciones de comparabilidad a lo largo del tiempo por cuanto que determinados indicadores son los adecuados en un determinado momento y pierden representatividad y vigencia con el paso de los años.

El DESI se construye sobre cinco dimensiones, cada una de las cuales integra varias sub-dimensiones. A su vez, cada una de estas sub-dimensiones se elabora a partir de indicadores básicos. Para el cálculo del indicador integrado DESI se asignan cuotas a cada una de las dimensiones citadas anteriormente, en función de la importancia que se le atribuye a cada una de ellas. Así, para el cálculo de DESI del año 2017 la conectividad tiene un 25%, el capital humano un 25%, el uso de internet un 15%, la integración de la tecnología digital un 20% y los servicios públicos digitales un 15%.

DESI para el País Vasco

Adaptar DESI para describir la economía y sociedad digitales en el País Vasco hace posible un análisis comparativo en relación a los países de la Unión Europea, identificar comportamientos macro de los países líderes en digitalización, para poder plantear vías de desarrollo en pos de mejorar los niveles del factor digital de competitividad territorial.

Este proceso no está exento de limitaciones. Una de las dificultades es adaptar al nivel regional los indicadores elaborados para describir una realidad a nivel estatal, como es el caso de la mayor partes de las cuestiones regulatorias del espectro de radio frecuencia.

Así mismo, en el ámbito de los servicios públicos digitales, algunos de sus indicadores se refieren al ámbito de los gobiernos estatales o las grandes ciudades. Por tanto, su adaptación a la realidad vasca supone un desafío, tanto en la obtención de la información como respecto al fenómeno que están describiendo, en la medida en que instituciones políticas de menor tamaño, pese a las exigencias normativas para digitalizar los servicios públicos, tienen una dificultad a la hora de abordar tal digitalización.

El trabajo recoge el estudio de cada una de las dimensiones y sub-dimensiones sobre los que se construye el DESI partir de indicadores básicos que se obtienen a partir de fuentes estadísticas principalmente. Para armonizar los rangos de valores de cada uno de los indicadores se procede a un proceso de normalización establecido en la metodología de metodología de cálculo del DESI (DESI 2017. Digital Economy and Society Index. Methodological note., 2017).

A partir de cada una de las dimensiones y sub-dimensiones es posible, en primer lugar, la comparación con los países de la Unión Europea. En segundo lugar, para cada dimensión se analiza de manera comparada la realidad vasca en relación a los países con mejor desempeño en cada uno de las dimensiones, la Unión Europea-28, España y finalmente Alemania, ésta última por tratarse de la economía de referencia en Europa.