Desafíos

  • La adopción de tecnología no ha de interpretarse como un objetivo en sí mismo, sino al servicio de la competitividad de las empresas y, por extensión, del sistema. Así, más allá de estar conectados, el reto de las compañías -y por extensión, también el sector público- en relación, por ejemplo, a las tecnologías sociales consiste en materializar el valor aportado por las mismas, esto es, facilitar la innovación en procesos y en mercados mediante la inteligencia basada en la analítica de los datos.
  • La estrategia de especialización inteligente articula en gran medida la política de desarrollo económico, por lo que puede constituir un vehículo para la digitalización de los sectores estratégicos y los nichos de oportunidad. Ahora bien, la digitalización afecta en distinta medida a todos los sectores de actividad (McKinsey&Company, 2016). La singularidad, relevancia y características de cada uno de los sectores económicos plantea estrategias de digitalización diferentes, de igual manera a como sucede con la estrategia de especialización inteligente y su esquema de gobernanza en base a grupos de pilotaje. Como ejemplo, el caso de la industria ligada a la manufactura avanzada apunta a que el camino digital a recorrer parece estar más diseñado que en otros sectores. En todo caso, resulta pertinente continuar con la mejora de los instrumentos público-privados que están facilitando la transición hacia una digitalización 4.0.
  • Las limitaciones de las pymes en cuanto a recursos, tamaño y a nivel de estrategia. Resulta pertinente abordar una cuestión clave: ¿cómo abordar la incertidumbre de estos procesos de transformación? Tal y como recoge la Comisión Europea, puede resultar positivo acompañarse de casos de éxito que sirvan como referencia, contar con apoyo, asistencia y asesoramiento (Strategic Policy Forum on Digital Entrepreneurship, 2016).
  • La estrategia Digital Single Market plantea el libre tránsito de bienes y servicios digitales en el ámbito europeo, para lo cual trata de reducir o eliminar barreras de acceso dentro de dicho mercado. En consecuencia ofrece un marco de oportunidad claro para el mercado comunitario por parte de las pymes vascas que podrían operar en mejores condiciones, por lo que es momento de construir estrategias que refuercen estas potencialidades.
  • La emergencia de nuevas plataformas online en cada vez más sectores de actividad está afectando -y se espera que así continúe- a cada vez más sectores económicos. El desarrollo de estas plataformas de servicios digitales puede ser un instrumento que permita incrementar el volumen de los negocios tradicionales. Las plataformas digitales reducen las barreras de acceso a los mercados, tanto a nivel interno de la Unión Europea como a nivel internacional (Comisión Europea, 2016). La vía de la servitización mediante procesos de digitalización de la industria y servicios parece ser una buena oportunidad. El binomio digitalización-servitización está llamado a catalizar los productos industriales mediante la aportación de alto valor añadido (creando economías del dato), además de permitir abrir y desarrollar nuevos mercados.
    El momento y la oportunidad resultan propicios para explorar modelos de negocio business to business en diversos sectores -entre ellos la industria avanzada-, integrando cadenas de valor globales, además de ir acompasando con el desarrollo de modelos de business-to-consumer en sectores de gran consumo. Las MSP (multi-sided-platform) pueden servir como estrategia para la diversificación.
    Como consecuencia de la digitalización/plataformización de los servicios, se producirán distinto impactos. En primer lugar, se espera que conduzca al incremento de uso de tecnologías cloud, lo que tendrá implicaciones respecto al marco de seguridad desde una doble perspectiva: de un lado, desde el punto de vista de las garantías, tanto en derechos sobre propiedad de los datos para su almacenamiento, procesamiento, compartición; y de otro, desde una estrategia de ciberseguridad. Este segundo aspecto resulta, sin duda, un elemento pivote para el desarrollo pleno de estos servicios cloud. Estos servicios cloud, a su vez, podrán abrir camino para el desarrollo de nuevos negocios y servicios de uso general y de uso sectorial o específico.
    En segundo lugar, posibilitará nuevos modelos de negocio de los que se pueden derivar nuevos modelos de pago, motivo por el cual resulta pertinente explorar los sistemas de pago (pago por uso, pago por servicio…).