Conclusiones

A tenor de los resultados presentados, se puede afirmar que en cuanto a conectividad, la Economía Digital en el País Vasco se encuentra en una buena posición, que resulta propicia para la convergencia con los países líderes (Holanda, Luxemburgo y Bélgica) y por delante de países como Suecia y Reino Unido.

Existen condiciones de posibilidad, al contar con unas infraestructuras de red en banda ancha fija y móvil entre las mejores de Europa. En particular el País Vasco cuenta con unas buenas redes NGA. En cambio, la penetración de banda ancha móvil rápida se encuentra en posiciones mejorables, por lo que la senda de la convergencia con los países líderes en Europa está vinculada con esta materia.

El grado de comercialización del espectro de radiofrecuencia en el mercado de las telecomunicaciones puede estar suponiendo una limitación en términos de desarrollo de nuevos negocios por parte de los existentes, además de limitar la competencia para nuevos entrantes en el sistema. Las limitaciones regulatorias han venido siendo principalmente competencia estatal, aunque con una capacidad creciente por parte de las instituciones europeas, por lo que cualquier paso en esta materia requerirá actuar en esos ámbitos de decisión.

El País Vasco cuenta con capacidad de conectividad muy avanzada en términos de redes de gran velocidad, que es otro de los factores de competitividad en conectividad, si bien es cierto que los avances en tecnologías de red más avanzadas como el despliegue de capacidades 5G podría suponer un mayor desarrollo de productos y servicios nuevos con destino a mejorar la competitividad de las empresas, disponer de hogares más digitalizados y proveer a las administraciones públicas de mayor agilidad, eficacia y transparencia (Strategic Policy Forum on Digital Entrepreneurship, 2016; Strategy Policy Forum on Digital Entrepreneurship, 2016).

En relación a las condiciones económicas de acceso a las autopistas de la información, el indicador señala la singularidad del mercado español en relación al resto de mercados estatales en la Unión Europea. En España, a diferencia de la mayor parte de los países de la Unión Europea, los servicios de conectividad se comercializan en base a paquetes integrados que engloban servicios de voz, televisión, internet y en algunos casos servicios en móvil. En el País Vasco, por una parte, la estructura de comercialización de servicios de conectividad ha facilitado el acceso a dichos servicios por parte de los usuarios, siendo los usuarios quienes de manera mayoritaria contratan servicios de manera integrada. Por otra parte, esto se ha desarrollado haciéndolo compatible con la rentabilidad de los negocios en dicho sector.