5.2. Capital humano

La profundidad de las transformaciones digitales que están teniendo lugar requiere no solo de desarrollo e incorporación a las organizaciones empresariales y a los hogares, sino que implica unas nuevas formas de hacer y organizarse. Como consecuencia, el talento es un elemento central, tal y como se reconoce de manera generalizada (OECD, 2016; Spiezia, 2017).

Esta dimensión pretende describir la situación de las habilidades digitales, por un lado, de los ciudadanos en general para desenvolverse con solvencia y naturalidad en una economía digital y, por otra parte, para empoderar a la fuerza laboral para desarrollar nuevos productos y servicios digitales.

Así, las habilidades básicas están relacionadas con un uso habitual de Internet, y su grado de destreza en cuatro ámbitos de competencias: información, comunicación, creación de contenidos y resolución de problemas. En segundo lugar, las habilidades avanzadas están encaminadas, en cambio, al desarrollo económico de los sectores digitales y, especialmente por efecto del proceso de digitalización de las empresas y las administraciones, a cualquier sector de actividad donde la transformación digital esté desarrollándose en este momento y en el futuro.

El País Vasco, con un 66,01% se encuentra por encima de la media europea (52,53%), ocupando una sexta posición, próximo a países como Suecia (68,02%), Dinamarca (67,26%), y por encima de Holanda (63,00%) y Austria (59,41%). Como muestra el Gráfico 17, se observa un cierto equilibrio entre el uso y capacidades básicas en relación a las habilidades avanzadas, circunstancia diferente a la pauta general según la cual las destrezas básicas son superiores a las capacidades avanzadas.

Gráfico 17. Dimensión capital humano (%).
Dimensión capital humano (%)
Fuente: Eurostat, Eustat, Gobierno Vasco, INE.