09 de julio del 2018

La especialización inteligente de los territorios es la estrategia adoptada por la Comisión Europea para garantizar la competitividad y el bienestar del territorio. Aplicar este tipo de estrategias implica trabajar de manera conjunta con todos los agentes del territorio para que, compartiendo un ideario común, se pueda avanzar de manera conjunta, eficiente y ordenada.

mirenes noticia orkestra

No obstante, tal y como recogen las investigadoras Miren Larrea y Miren Estensoro de Orkestra y Eskarne Arregui-Pabollet, Scientific Officer del Joint Research Centre (Comisión Europea) –en el capítulo sobre el papel de las universidades en la gobernanza de la estrategias RIS3 recogido en el libro ‘Handbook on Higher Education and Smart Specialisation’–, “la gobernanza de la especialización inteligente plantea varios retos: ‘desde la coordinación horizontal entre ministerios o sectores del gobierno a la integración de la sociedad civil en su construcción, pasando por la necesidad de construir una visión compartida entre los actores del territorio’.

La Universidad, como parte del territorio y como agente de conocimiento participa o debería de participar en la gobernanza del RIS3 pero: ¿Qué papel debería de tener?, ¿Cómo se está trabajando este ámbito en Europa? ¿y en el País Vasco?

Hablamos con las tres autoras del trabajo que nos aportan su visión sobre el papel de la universidad en la gobernanza del RIS3.

¿Cuál es, o debería de ser el papel de las universidades en la gobernanza de la especialización inteligente?

MIREN ESTENSORO (M.E.) El potencial papel de las universidades será diferente en cada uno de dichos retos, por lo que la diversidad de los posibles roles es innegable: desde contribuir con su conocimiento experto hasta facilitar la construcción de los nuevos modelos de gobernanza requeridos por la especialización inteligente.

En vuestro artículo destacáis que, no todas las universidades tienen lo regional como una prioridad, ¿es este nuestro contexto?

"Las universidades constituyen uno de los agentes tractores clave del sistema de investigación e innovación de cualquier región."

MIREN LARREA (M. L.) En los espacios en los que hemos discutido distintos modelos de universidad se hablaba de casos como el de Oxford, en que el 45% de los estudiantes vienen de fuera del Reino Unido y tienen una vocación internacional muy fuerte. Se veía cómo estas universidades hacen su diseño curricular y orientan su investigación pensando en ese posicionamiento internacional y no tanto en las necesidades específicas de su región. En ese sentido, podríamos decir que las universidades en la CAPV, aunque tienen entre sus objetivos el posicionamiento internacional, definen su actividad teniendo en cuenta en mayor medida la situación de la región. No obstante, y aunque existe esa vocación, los procesos en que hemos participado nos llevan a pensar que todavía tenemos un largo camino por recorrer a la hora de encontrar las metodologías y modos de trabajo que nos permitan optimizar el impacto que la actividad universitaria tiene en nuestra sociedad.

Entonces, ¿Se dan las condiciones necesarias para intervenir en el desarrollo de la especialización inteligente desde la Universidad?

ESKARNE ARREGUI (E. A.) Las universidades constituyen uno de los agentes tractores clave del sistema de investigación e innovación de cualquier región, y más aún para el desarrollo de una sociedad que quiera basar su desarrollo en el conocimiento. Sin embargo, las evidencias recogidas en los casos de estudio que hemos llevado a cabo en el proyecto HESS- Higher Education in Smart Specialisation nos muestran que en algunos casos las universidades no han sido suficientemente integradas en el proceso de definición e implementación de las S3, y queda mucho recorrido por hacer. Las universidades también se enfrentan a dificultades para participar en este importante cambio de gobernanza de las políticas de I&D que suponen la S3, ya que aunque están asentadas en un territorio y pueden contribuir de manera decisiva desde sus tres misiones al desarrollo económico y social de la región, también compiten a nivel internacional para atraer talento, estar entre las mejores en rankings internacionales o posicionar su investigación en el mundo.

"Es importante que las administraciones públicas que están traccionando este proceso sean conscientes que no todas las universidades son iguales y pueden contribuir de la misma manera al desarrollo del territorio."

Es importante que las administraciones públicas que están traccionando este proceso sean conscientes que no todas las universidades son iguales y pueden contribuir de la misma manera al desarrollo del territorio. Algunas tienen una vocación de internacionalización y atracción de investigadores de renombre, otras pueden tener una orientación hacia conexiones con empresas a nivel nacional y local, mientras otras pueden estar fuertemente conectadas con agentes de su territorio a la vez que se posicionan a nivel internacional. Por tanto, los intereses y la manera en que las universidades pueden contribuir al desarrollo de las S3 y su gobernanza es muy amplio. Por otra parte, la participación de las universidades en la mayoría de los casos se ha focalizado en identificar sus capacidades de investigación. Sin embargo, la misión de educación de las universidades tiene una importancia clave para asegurar el desarrollo ecónomico presente y futuro de la región, especialmente en la medida en que su educación responda a los retos futuros a los que se enfrentará la región y al tipo de perfiles y competencias profesionales que necesitarán las empresas.

¿Están nuestras universidades preparadas para contribuir en el diseño y desarrollo de estas estrategias de manera conjunta y dialogada con los agentes del territorio?

"Existe una necesidad de formación de investigadores para poder hacer realidad su contribución."

M. E. Obviamente, la primera condición es compartir el reto de querer trabajar por la especialización inteligente y compartir el deseo de que la especialización inteligente suceda. De todos modos, incluso cuando existe por parte de los investigadores el deseo de contribuir a estas estrategias, en muchos casos, puede ser necesario desarrollar las capacidades que ello requiere. Consideramos que también existe una necesidad de formación de investigadores para poder hacer realidad su contribución.

¿Dónde consideráis que tenemos que hacer hincapié en estos momentos para que la universidad se implique o trabaje en el desarrollo de la RIS3?, es decir ¿Qué debemos de mejorar?

M.L. Uno de los temas que emerge con fuerza en el libro es el de los sistemas de incentivos en el ámbito de la investigación universitaria. En estos momentos, aunque el discurso sea favorable a una investigación comprometida con el territorio, la realidad es que la promoción en la carrera académica se vincula sobre todo a un tipo concreto de publicaciones. Esto hace que, sobre todo los investigadores jóvenes, lo tengan muy difícil para optar por formas de investigar que conlleven la co-generación de conocimiento con los actores del territorio, que es por donde parece que evoluciona el RIS3.

E.A. La incorporación por parte de la universidad de otro tipo de perfiles de investigadores y gestores, que hayan trabajado en procesos de co-creación, generación de conocimiento de procesos, realización de informes y análisis, así como en análisis de políticas públicas puede ser de interés para impulsar el papel de las universidades en la S3. Resulta también importante la implicación de los equipos rectorales en el sistema de gobernanza de la S3, ya que el proceso de co-generación entre agentes supone un proceso de búsqueda del papel y las expectativas de cada actor en cuanto al futuro del desarrollo de la región que exige una fuerte implicación y reflexión conjunta. La reflexión interna por parte de la universidad en cuanto a su participación en la S3 y su contribución a su implementación resulta imprescindible.

¿Cuáles son los aprendizajes principales de los proyectos en los cuales Orkestra está trabajando con diferentes gobiernos para el desarrollo de sus estrategias RIS3?

M. L. El cambio en formas de trabajo que conlleva el RIS3 es un cambio de largo plazo, en que deben cambiar los hacedores de políticas y también la universidad. Dichos procesos de cambio no ocurren de forma espontánea, hay normalmente personas facilitadoras que generan las condiciones para que ocurran. Una estrategia explícita para asegurarnos de que existen estos facilitadores, que se reconoce su rol, tienen los recursos que necesitan y pueden formarse sería una fortaleza en este camino.

"La investigación-acción es una estrategia para construcción de nuevos modelos de gobernanza."

M. E. Uno de los principales aprendizajes que extraemos de los procesos de investigación acción que venimos facilitando para el desarrollo de las estrategias S3 es que la investigación-acción es una estrategia para construcción de nuevos modelos de gobernanza. Por tanto, es, per se, una estrategia para el desarrollo territorial. La investigación acción no es un mero método de investigación del cual se apropian solamente los investigadores, si no que como una estrategia de desarrollo territorial también el resto de actores que participan se apropian del proceso.

¿Algún ejemplo europeo a destacar?

E.A. Hay ejemplos muy interesantes a nivel europeo y recogemos varios de ellos en este libro que puedan servir como inspiración y reflexión a otras regiones. Entre ellos destacaría el ejemplo del País Vasco, donde los investigadores del campo de las ciencias sociales de Orkestra están teniendo un importante papel en activar procesos de investigación-acción en el marco de la S3, para el desarrollo de una visión conjunta, generación de conocimiento del proceso y búsqueda de roles de cada agente. La articulación de la gobernanza multinivel con Bilbao y varios municipios también es un ejemplo muy interesante de cómo involucrar a administraciones sub-regionales en la S3 y el papel de facilitadores y activadores de procesos que los investigadores pueden tener.

Por otra parte, la región Centre-Val de Loire en Francia es un buen ejemplo de cómo la región ha movilizado sus entidades de educación superior para desarrollar un plan regional de educación superior, investigación e innovación que contribuya a desarrollar el papel de las universidades en el territorio en complementariedad al marco estatal de educación superior. La Universidad Pública de Navarra por su parte ha activado capacidades de investigación multi-disciplinares de los institutos de investigación como respuesta para integrar la comunidad investigadora en el proceso de las S3.

En cualquier caso, es importante recordar que estos ejemplos han funcionado en contextos territoriales con sus especificidades que hay que tener muy en cuenta ya que no siempre es posible replicarlos en otros contextos.

Global partners

Partners