01 de junio de 2018

ImagenIniciativa01

Entrevista conjunta: Roberto Horta, Director del Instituto de Competitividad de la Universidad Católica de Uruguay, Alberto Arias, Decano de la Facultad de Ciencias Economicas y Administrativas en la Pontificia Universidad Javeriana de Cali (Colombia), y Carlos Valencia, Director del Centro Javeriano de Competitividad en la Universidad Javeriana de Bogotá (Colombia).

La semana del 14 al 18 de mayo, varios representantes de institutos y organizaciones relacionados con la competitividad y pertenecientes a la Compañía de Jesús visitaron Orkestra. El objetivo del viaje era establecer las bases de la Iniciativa Iñigo de Loyola, en la que todos están trabajando, y definir unos principios de actuación de cara al futuro. Hablamos con Roberto Horta, Director del Instituto de Competitividad de la Universidad Católica de Uruguay, Alberto Arias, Decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas en la Pontificia Universidad Javeriana de Cali (Colombia), y Carlos Valencia, Director de Centro Javeriano de Competitividad en la Universidad Javeriana de Bogotá (Colombia) sobre la iniciativa y los retos que se presentan.

¿Cómo definiríais la Iniciativa Iñigo de Loyola? ¿Qué expectativas traíais de cara a las reuniones celebradas en Orkestra?

Roberto: dirijo un Instituto de Competitividad que lleva ya varios años en funcionamiento en temas de competitividad, innovación y clusterización. Desde hace algunos años colaboramos con Orkestra, por lo que participar en la iniciativa nos resultó algo natural.

Para nosotros, la iniciativa Iñigo de Loyola es una forma de poder avanzar en lo que pensamos que como Instituto de Investigación hacemos para contribuir al desarrollo de nuestro país. Trabajar junto con Orkestra y con otras universidades de la Compañía de Jesús a nivel de la región latinoamericana creo que va a ser un aporte importante al desarrollo de nuestra zona.

"Mi expectativa frente a esta iniciativa es hacer realidad la red de cooperación entre las universidades de la Compañía."

Alberto: mi expectativa frente a esta iniciativa es hacer realidad la red de cooperación entre las universidades de la Compañía. Creo que cualquier iniciativa que busque que esa red se consolide, que crezca, es muy positiva. Además porque en esta propuesta está presente un recurso intangible, que es el conocimiento.

Lo que esperábamos de esta visita era conocer qué se está haciendo aquí y cómo lo están haciendo. Se trata de lograr un crecimiento económico distribuido en las personas, lo que se traduce en bienestar y en una utilización más amplia de lo que lo público puede ofrecer. Es algo que ha hecho bien el País Vasco y Orkestra en sus once años de trayectoria. Por eso, resulta interesante ver qué podemos trabajar conjuntamente. En este sentido, durante esta semana, hemos avanzado mucho conociendo la labor de Orkestra y llegando a principio de acuerdo con lo que nos han presentado.

Carlos: llevo trabajando con Marijo y José Luis la idea de la Cátedra desde hace casi un año. En un principio, las expectativas de la iniciativa tenían mucho que ver con la transferencia de conocimiento entre las dos instituciones como lo plantea Albert. En ese sentido, creo que esa expectativa está parcialmente satisfecha.

La segunda idea era hacer más visible una red de colaboración entre, al menos, dos o tres universidades en Latinoamérica. Como toda iniciativa y todo proceso de colaboración, en un primer momento se sientan las bases, pero lo que se espera para el futuro es que el proyecto se desarrolle de forma productiva y proactiva.

Para mí, lo más importante de este encuentro es: que es el primero, que vamos a sumar más, que contamos con unos objetivos claros y que tenemos una misión con el territorio a partir del desarrollo del conocimiento.

¿Qué retos os planteáis de cara al futuro tanto dentro del marco de la iniciativa como a nivel personal, en cada uno de los territorios de los que venís?

Roberto: el hecho de haber podido durante toda esta semana tener un panorama bastante completo de lo que está trabajando Orkestra nos abre puertas para poder llevar a cabo diferentes colaboraciones, tanto con Orkestra como con algunos otros miembros de la red.

Iniciativa Inigo Loyola 3B

Alberto: Tenemos un desafío común: desarrollar una línea de investigación alrededor de lo que es el bienestar social y la inclusión. Esto supone, en definitiva, disponer de un marco común.

Carlos: Resaltar también que hay dos niveles de cooperación. Uno a nivel de cada uno de los entes, institutos o unidades que hemos estado colaborando aquí a lo largo de esta semana, de manera bidireccional con Orkestra. Y otro, mutidireccional, entre nosotros y como red. Ambos plantean retos totalmente diferentes.

Por un lado, la relación bidireccional entre Orkestra y cada una de las unidades que colaboramos, es esa transferencia de capacidades a través de la ejecución de proyectos. Podríamos estar estableciendo metodologías macroconceptuales, que impacten de manera particular en cada uno de los territorios participantes.

"Trabajamos la competitividad para llevar el bienestar y el desarrollo económico y social a las personas."

En el segundo nivel de colaboración, el del diálogo, sumar también lo que significa el progreso social, el progreso económico, el bienestar de las personas con unos principios muy claros establecidos a partir de lo que hace la Compañía de Jesús alrededor del mundo.

Roberto: lo que ocurre generalmente en nuestro país es que la visión de la competitividad es una visión más macroeconómica, de cómo se genera rentabilidad en la empresa, cómo puedo acceder a los mercados internacionales. Aquí estamos trabajando a partir de una opción de competitividad mucho más amplia, mucho más sistémica, mucho más de cómo llevar el bienestar y el desarrollo económico y social a las personas

Global partners

Partners