6 abril 2017

Intalaciones fotovoltaicas WEB

La Cátedra de Energía de Orkestra-Instituto Vasco de Competitividad de la Universidad de Deusto ha realizado un estudio sobre la viabilidad económica de las instalaciones fotovoltaicas para uso doméstico

El trabajo analiza dos tipos de instalaciones fotovoltaicas para convertir la energía solar en electricidad: las aisladas y las conectadas a la red eléctrica. El análisis se ha realizado sobre diferentes supuestos de abastecimiento de electricidad en instalaciones ubicadas en Bilbao y Sevilla, ubicaciones con diferentes niveles de irradiación solar, y contemplando distintos niveles de producción y consumo energético.

El informe analiza los costes del suministro para consumidores domésticos conectados a la red eléctrica, comparándolos con los resultantes del suministro con instalaciones fotovoltaicas aisladas o conectadas a la red. En este trabajo se contemplan diversas hipótesis de carácter técnico adaptadas a demandas anuales de 3.000 kWh y 5.000 kWh, típicas de un consumidor doméstico medio.

En el caso de las instalaciones fotovoltaicas aisladas, los supuestos considerados presentan unos costes muy superiores a los que ofrece la red de suministro eléctrico. Este tipo de instalaciones requiere una elevada inversión inicial que se sitúa entre 17.000 y 34.000 euros y exige disponer de una superficie para instalar el campo solar estimada en 44-58 m2 en Bilbao y 29-44 m2 en Sevilla. Las características y condicionantes de este tipo de instalaciones implican un periodo de recuperación de la inversión de más de 26 años. Por lo tanto, el estudio concluye que, en base a los supuestos analizados, las instalaciones fotovoltaicas aisladas no tienen sentido económico cuando existe la posibilidad de acceso a la red.

Para las instalaciones fotovoltaicas conectadas a la red, el estudio de Orkestra considera los mismos supuestos, así como unas tasas de autoabastecimiento anual del 30% y del 100%. Las conclusiones del informe reflejan que el coste medio de suministro con instalaciones fotovoltaicas conectadas a la red, con una tasa de autoabastecimiento del 100%, resulta entre un 16,6% y un 60,8% superior al obtenido a través de la red eléctrica, por lo que se trata de una opción que no resulta interesante para el consumidor desde el punto de vista económico.

En el caso de considerar una tasa de autoabastecimiento del 30%, el coste medio del suministro con instalaciones fotovoltaicas conectadas a la red sería del orden de un 8% inferior en Sevilla y un 2% inferior en el caso de Bilbao. Ello supondría un ahorro anual de entre 11 y 53 euros, que si bien modesto, podría resultar interesante para consumidores que estén dispuestos a afrontar una inversión inicial de entre 1.100-2.400€, dispongan de una superficie de entre 6 y 14 m2 para realizar la instalación de los paneles y se planteen un plazo de recuperación de la inversión situado entre 10 y 16 años.

Las conclusiones del estudio ponen de relieve el valor de las redes eléctricas y sus servicios de apoyo, imprescindibles en el caso de las instalaciones fotovoltaicas conectadas, al asegurar la continuidad del suministro y facilitar otros servicios como el intercambio de energía.

 

Global partners

Partners